Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Por Maximilian Heath

BUENOS AIRES (Reuters) - El presidente ejecutivo global de Louis Dreyfus Company, Gonzalo Ramírez Martiarena, dijo el miércoles a Reuters que Argentina no vende biodiésel por debajo del costo y consideró una "injusticia" la acusación de dumping en Estados Unidos.

"Para nosotros es muy importante que Argentina como país defienda el caso como corresponde, lo lleve hasta el final. Hasta ahora hizo un buen trabajo", dijo el ejecutivo de Dreyfus en una entrevista en el FT Commodities Americas Summit en Buenos Aires.

En mayo, la Comisión Internacional de Comercio de Estados Unidos votó para que siga una investigación del Departamento de Comercio por acusaciones de dumping y subsidios injustos al biodiésel de Argentina e Indonesia, lo que acerca más la aplicación de aranceles punitivos.

Ramírez Martiarena dijo que confía en que Argentina gane el caso en Estados Unidos como lo ganó en Europa.

"Es probable que Europa, como mercado, se abra antes de que Estados Unidos se cierre, sería el ideal. Si no sucediera, lo que hay que hacer es buscar un comprador de biodiésel en otra parte del mundo", explicó el ejecutivo.

Argentina es uno de los principales proveedores globales de biodiésel, un producto que elabora a un costo relativamente bajo gracias a su amplia cosecha doméstica de soja.

Una de las primeras medidas que dispuso el presidente de Argentina, Mauricio Macri, al asumir su mandato en diciembre de 2015 fue la baja de impuestos a la exportación de algunos productos. El plan oficial incluyó la quita inmediata de 5 puntos en las retenciones a la soja y un plan de reducción de la tasa a la oleaginosa de 0,5 por ciento mensual a partir del 2018.

En su discurso en el seminario organizado por el Financial Times, Ramírez Martiarena instó al Gobierno argentino a acelerar esa baja, a la que consideró "lenta", para no perder mercados a manos de otros exportadores, como Brasil.

"Si Argentina no acelera el proceso de quita de retenciones a la soja, corre el riesgo de perder competitividad contra lo que Brasil está desarrollando en logística", explicó el directivo.

(Reporte de Maximilian Heath, escrito por Eliana Raszewski. Editado por Juliana Castilla)

Reuters