Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Mossos d'Esquadra, la policía regional de Cataluña, desalojan la zona donde una furgoneta arrolló a unos transeúntes en la avenida Las Ramblas en Barcelona, España, ago 18, 2017. REUTERS/Sergio Perez

(reuters_tickers)

Por Pilar Suárez, Andrés González y Carlos Ruano

BARCELONA (Reuters) - Las fuerzas de seguridad españolas buscaban al conductor de una camioneta que arrolló a una multitud de turistas el jueves en Barcelona, un ataque en que murieron 13 personas y que se atribuyó Estados Islámico.

Funcionarios de la región de Cataluña, cuya capital es Barcelona, dijeron que más de 100 personas fueron heridas, algunas de gravedad, en Las Ramblas, la avenida más famosa de la ciudad.

La policía informó que arrestó a dos hombres, un marroquí y otro proveniente de Melilla, un enclave español en África, pero que ninguno de los dos era el conductor de la furgoneta, que, según testigos, huyó a pie. No estaba inmediatamente claro cuántos eran los atacantes involucrados.

Horas antes, una persona murió en la explosión de una casa a unos 100 kilómetros al suroeste de Barcelona, en un incidente ligado al ataque, dijo la policía catalana. Los residentes de la casa estaban preparando explosivos, dijo una fuente del cuerpo.

En otro hecho, un policía disparó y mató a un hombre que condujo su auto contra un control de seguridad en Barcelona, pero no había aún evidencia que lo relacionara con el ataque de la furgoneta.

Testigos indicaron que el vehículo avanzó a toda velocidad zigzagueando por Las Ramblas, un lugar muy concurrido por los turistas. En su trayecto derribó a decenas de transeúntes y dejó cuerpos tirados en el suelo.

"Desde el trabajo veíamos a las personas muertas", explicó a Reuters Susana Elvira Carolina, de 33 años y dependienta de una tienda del Real Madrid en La Rambla que llegó al local poco después del ataque.

La agencia de noticias de Estado Islámico, Amaq, dijo que "los autores del atentado de Barcelona son soldados del Estado Islámico y llevaron a cabo la operación en respuesta a los llamados para atacar a los estados de la coalición", en referencia a las fuerzas que Estados Unidos encabeza contra el grupo militante suní.

La reivindicación no pudo ser confirmada inmediatamente.

Si se confirma la implicación de militantes islámicos, sería el último de una serie de ataques en los últimos 13 meses en los que se han usado vehículos para perpetrar matanzas en las calles de ciudades europeas. Este modus operandi -directo, letal y muy difícil de predecir- ha acabado con la vida de más de 100 personas en Niza, Berlín, Londres y Estocolmo.

El presidente español, Mariano Rajoy, pidió una respuesta más allá del país. "Hoy la lucha contra el terrorismo es la principal prioridad de las sociedades libres y abiertas como la nuestra, es una amenaza global y la respuesta tiene que ser global", dijo.

El atentado es el más mortal que sufre España desde el 11 de marzo de 2004, cuando militantes islamistas detonaron bombas en trenes de cercanías en Madrid, matando a 191 personas e hiriendo a más de 1.800.

La Casa Real española también se expresó a través de Twitter: "Son unos asesinos, simplemente unos criminales que no nos van a aterrorizar. Toda España es Barcelona. Las Ramblas volverán a ser de todos".

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo en Twitter: "Estados Unidos condena el ataque terrorista en Barcelona, España, y hará todo lo que sea necesario para ayudar. "¡Sean resistentes & fuertes, los amamos!".

CUERPOS EN EL SUELO

La policía catalana dijo que los dos detenidos fueron arrestados en las ciudades de Ripoll y Alcanar. En esta última ocurrió la explosión donde murió una persona y otra resultó herida.

Imágenes grabadas con un teléfono móvil mostraron muchos cuerpos tirados en Las Ramblas, algunos inmóviles. Paramédicos y transeúntes ayudaban e intentaban calmar a los lesionados que estaban conscientes. Alrededor, el célebre bulevar se veía desierto, cubierto de basura y objetos abandonados como gorros, bolsos y un cochecito de niños.

El atropello ocurrió en plena temporada turística en Barcelona, una ciudad al borde del Mar Mediterráneo que es uno de los principales destinos de Europa y recibe a cerca de 11 millones de visitantes cada año.

El turista británico Keith Welling, quien llegó a Barcelona el miércoles con su esposa y su hija de 9 años, dijo que vio a la furgoneta pasando a su lado y buscó refugió en un restaurante cuando se desató el pánico y la gente comenzó a correr.

"La gente gritaba y escuchamos a alguien gritar que hubo un disparo (...) Con mi familia nos refugiamos en un restaurante junto a otras 40 personas", dijo. "Mucha gente lloraba, entre ellas una niña de 13 años".

Un portavoz del Vaticano dijo que el Papa Francisco está rezando "por las víctimas de este atentado y desea expresar su cercanía a todo el pueblo español, especialmente a los heridos y a las familias de los fallecidos".

El futbolista argentino Lionel Messi rechazó el ataque. "No nos vamos a rendir, somos muchos más los que queremos vivir en un mundo en paz, sin odio y donde el respeto y la tolerancia sean las bases de la convivencia", publicó en su cuenta de Instagram.

(Reporte de Angus Berwick, Sarah White, Julien Toyer y Redacción de Madrid, Alissa de Carbonnel en Bélgica, Ali Abdelaty y Ahmed Aboulenein en El Cairo. Escrito por Mark Trevelyan, editado en español por Carlos Serrano y Javier López de Lérida)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters