Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En la imagen, coches circulando durante un día de alta contaminación en Pekín, China, el 20 de diciembre de 2016. La capital china emitió una alerta de alto nivel por segundo día consecutivo el miércoles, y mantenía cerradas las carreteras de Pekín y sus alrededores, por una nube de esmog que desde hace semanas expone a la población a una asfixiante contaminación ambiental. REUTERS/Stringer

(reuters_tickers)

PEKÍN (Reuters) - La capital china emitió una alerta de alto nivel por segundo día consecutivo el miércoles, y mantenía cerradas las carreteras de Pekín y sus alrededores, por una nube de esmog que desde hace semanas expone a la población a una asfixiante contaminación ambiental.

El centro meteorológico de China advirtió que la visibilidad podría ser menor a 50 metros en algunas áreas, lo que llevó a la cancelación de vuelos en muchos aeropuertos.

Más de 2.000 turistas permanecían varados en un crucero cerca del puerto de Tianjín dos días más de lo previsto, ya que el esmog impedía que la embarcación atracara, según reportó Beijing Evening News.

La escasa visibilidad generó también que tres importantes puertos del norte suspendieran la carga de barcos el martes, informaron agencias de seguridad marítima.

Las alertas por contaminación son comunes en el norte de China, particularmente durante los inviernos fríos, que aumentan la demanda energética abastecida fundamentalmente con carbón.

La advertencia de esmog en Pekín se encuentra en su segundo nivel más alto, lo que generaba incertidumbre entre la población sobre la necesidad de evacuar. El Ministerio de Protección Ambiental dijo que no había emitido su máxima alerta roja por discrepancias en los pronósticos para diferentes áreas de Pekín.

China está atravesando su tercer año de una guerra contra la polución que apunta a revertir el daño generado al cielo, al agua y al suelo después de décadas de crecimiento económico sin límites. Sin embargo, las medidas tomadas hasta el momento prácticamente no han surtido efecto.

(Reporte de Sue-Lin Wong y David Stanway; Editado en español por Ana Laura Mitidieri)

Reuters