Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La foto de archivo muestra a personas que conducen un vehículo en la localidad de al-Rai, en las cercanías del norte de Alepo, Siria, January 13, 2017. Militantes de Estado islámico lanzaron el sábado su mayor ataque en varios meses sobre zonas bajo control oficial en la ciudad siria de Deir al-Zor, causando la muerte de decenas de civiles y tropas del Gobierno, dijo una institución que monitoriza la guerra. REUTERS/Khalil Ashawi

(reuters_tickers)

BEIRUT (Reuters) - Militantes de Estado islámico lanzaron el sábado su mayor ataque en varios meses sobre zonas bajo control oficial en la ciudad siria de Deir al-Zor, causando la muerte de decenas de civiles y tropas del Gobierno, dijo una institución que monitoriza la guerra.

Al menos seis grandes explosiones sacudieron la ciudad mientras los extremistas combatían con el Ejército y las fuerzas aliadas, informó el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Reino Unido.

Aviones de combate del Gobierno sirio contraatacaron sobre posiciones de Estado Islámico, agregó el observatorio.

Una unidad militar de prensa dirigida por Hezbollah, aliado de Damasco, dijo que el Ejército estaba repeliendo los ataques del grupo yihadista en varios frentes, incluido el este de la ciudad y alrededor de su aeropuerto militar.

La televisión estatal siria informó que bombardeos de Estado Islámico causaron la muerte de tres personas e hirieron a otras nueve en distritos bajo dominio gubernamental.

Estado Islámico controla la mayor parte de la provincia de Deir al-Zor, que limita con Irak, incluyendo más de la mitad de la ciudad, y ha asediado el resto de la ciudad bajo control oficial durante casi dos años.

El Gobierno sirio y su aliado Rusia envían habitualmente suministros a la zona sitiada, donde viven unas 200.000 personas a las que les falta comida y medicamentos.

La provincia Deir al-Zor une la capital de facto de Estado Islámico en la ciudad siria de Raqqa con territorio controlado por el grupo extremista en Irak.

(Reporte de Ellen Francis; Traducción de Jose Elías Rodríguez; Editado en español por Ana Laura Mitidieri)

Reuters