Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En la imagen, banderas de Hezbollah y de Siria sobre un vehículo militar en Qalamoun occidental, el 28 de agosto de 2017. REUTERS/Omar Sanadiki - RTX3DMXS

(reuters_tickers)

BEIRUT (Reuters) - El Ejército sirio y el grupo Hezbolá se preparaban el lunes para transportar a combatientes del Estado Islámico desde un enclave en la frontera del Líbano con el este de Siria, después de una ofensiva de una semana contra el grupo yihadista.

La evacuación pondrá fin a toda presencia de los insurgentes en la frontera, un objetivo clave para el Líbano y el grupo chií Hezbolá, y constituye la primera vez en que Estado Islámico acuerda públicamente salir de un territorio por la fuerza.

El domingo, Estado Islámico accedió a un cese al fuego con el Ejército libanés en un frente y las fuerzas sirias y Hezbolá en otro, luego de perder buena parte del enclave montañoso situado en la frontera, lo que allanó la vía para la evacuación.

Hezbolá, un grupo libanés, ha sido un aliado cercano del presidente sirio, Bashar al-Assad, durante los seis años de guerra civil. El Ejército libanés dijo que su ofensiva contra el Estado Islámico no implica coordinación alguna con Hezbolá o con las fuerzas del Gobierno sirio.

Los militantes saldrán de sus posiciones para llegar a un punto en el lado sirio de la frontera donde abordarán vehículos junto a sus familias que los transportarán a Albukamal, en el este de Siria, dijo una fuente de seguridad libanesa. El canal estatal sirio Ikhbariya reportó el lunes que el grupo estaba quemando su maquinaria e instalaciones.

Un testigo en Siria en la posición donde se están congregando buses para recibir a los combatientes del Estado Islámico vio humo negro elevándose cerca de las montañas y reportó la presencia de vehículos del Ejército sirio y de Hezbolá.

El acuerdo obligó a Estado Islámico a revelar el paradero de nueve soldados libaneses que fueron capturados cuando el grupo extremista invadió la localidad de Arsal en el 2014.

Un alto funcionario libanés dijo el domingo que era casi seguro que los soldados estuvieran muertos, después de recuperar seis cuerpos y de iniciar las búsquedas de otros dos en áreas previamente controladas por el Estado Islámico.

(Reporte de Angus McDowall. Editado en español por Marion Giraldo)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Reuters