Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Edificios en la costa de Doha, Qatar. 5 de junio 2017. Los estados del Golfo Pérsico aumentaron la presión sobre Qatar el jueves mientras que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el emir de Kuwait trabajaban para poner fin a la disputa que los qataríes afirman está provocando un bloqueo el país. REUTERS/Stringer

(reuters_tickers)

Por Tom Finn

DOHA (Reuters) - Los estados del Golfo Pérsico aumentaron la presión sobre Qatar el jueves mientras que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el emir de Kuwait trabajaban para poner fin a la disputa que los qataríes afirman está provocando un bloqueo el país.

Al tiempo que Trump ofreció ayuda para resolver la crisis, posiblemente con una reunión en la Casa Blanca, Emiratos Árabes Unidos cortó vínculos postales con Qatar y Bahréin, un estrecho aliado de Arabia Saudita, reiteró una exigencia de que Doha se distancie del enemigo regional Irán.

Bahréin, Arabia Saudita, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y varios otros países cortaron relaciones diplomáticas y de transporte con Doha el lunes, pues acusan a Qatar de respaldar a militantes islámicos y al archienemigo regional Irán, acusaciones que Qatar dice que carecen de base.

"¡Es un bloqueo! Como el de Berlín. Una declaración de guerra. Una agresión política, económica y social. Necesitamos que el mundo condene a los agresores", afirmó un diplomático Qatarí.

Turquía activó tropas con base en Qatar y prometió que ayudará al abastecimiento de alimentos y agua para su aliado árabe, que alberga una base militar turca. El presidente turco, Tayyip Erdogan, ha dicho que aislar a Qatar no resolverá problema alguno.

La Autoridad Petrolera Portuaria de Abu Dabi reimpuso una prohibición a que buques cisterna vinculados a Qatar atraquen en puertos de Emiratos Árabes Unidos, revirtiendo una decisión previa de aliviar las restricciones y creando un potencial embotellamiento de cargamentos de crudo.

Inicialmente, Trump tomó partido con el grupo liderado por Arabia Saudita, pero aparentemente después adoptó una postura más imparcial cuando funcionarios de Defensa estadounidenses elogiaron a Doha. Estados Unidos tiene una base en Qatar que sirve, en parte, para lanzar ataques contra yihadistas de Estado Islámico.

El diario saudí al Watan publicó lo que llamó una lista de ocho "organizaciones extremistas" que considera que trabajan desde Qatar para desestabilizar a la región, incluyendo al canal de noticias qatarí al Jazeera.

Qatar ha respaldado a movimientos islamistas, pero niega vehementemente que respalde al terrorismo. El país ha servido de refugio de grupos antioccidentales como los talibanes afganos, al grupo palestino Hamas y al Frente Islámico de Salvación de Argelia.

(Reporte adicional de Reem Shamseddine, Aziz El Yaakoubi, Sylvia Westall, Sami Aboudi y Andrew Torchia; escrito por William Maclean. Editado en español por Patricio Abusleme)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters