Navigation

Estallan combates en Ucrania mientras llegan investigadores por avión malasio derribado

En la imagen, miembros del Ministerio de Emergencias de Ucrania, personal médico y un operador de grúas trabajan en el lugar donde fue derribado el vuelo MH17 de Malaysia Airlines, cerca de la aldea de Hrabove, en la región de Donetsk. 20 de julio, 2014. Tanques del Ejército ucraniano fueron vistos el lunes lanzando un asalto para acabar con la ocupación de la ciudad de Donetsk por parte de los rebeldes prorrusos, en el primer estallido importante de hostilidades en la zona desde que el vuelo MH17 de Malaysia Airlines fue derribado la semana pasada. REUTERS/Maxim Zmeyev reuters_tickers
Este contenido fue publicado el 21 julio 2014 - 15:14

Por Anton Zverev y Peter Graff

DONETSK, Ucrania (Reuters) - Donetsk, en el este de Ucrania, volvió a convertirse el lunes en escenario de combates mientras investigadores comenzaban a examinar los cuerpos de las víctimas del vuelo MH17 de Malaysia Airlines, derribado en las inmediaciones la semana pasada.

Los combates en Donetsk son recordatorio de los peligros que enfrentan los expertos al trabajar en una zona de guerra.

Los inspectores internacionales obtuvieron acceso a los restos de cientos de víctimas que eran mantenidos en vagones de ferrocarril refrigerados cerca del sitio donde se estrelló el avión, pero los gobiernos manifestaron preocupación respecto a un acceso más amplio al área en poder de rebeldes.

El Gobierno de Kiev negó haber enviado al Ejército regular hacia el centro de Donetsk, ciudad capturada en abril por separatistas prorrusos, pero dijo que pequeños grupos pro-ucranianos "autoorganizados" estaban combatiendo a los rebeldes en la ciudad.

Tres personas murieron en enfrentamientos cerca de la estación de ferrocarril y cerca del aeropuerto fuera de Donetsk, dijeron funcionarios de salud.

Donetsk está en el corazón de un levantamiento rebeldes contra el Gobierno de Kiev y el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, ha prometido que recuperará la ciudad como parte de lo que Kiev denomina su "operación antiterrorista" contra los separatistas.

VÍCTIMAS DE DESASTRE

Mientras el horror internacional se profundizaba por el destino de los restos de las 298 víctimas del desastre aéreo, los primeros investigadores internacionales llegaron el lunes a territorio rebelde en el este de Ucrania. Funcionarios ucranianos dijeron el lunes por la mañana que se habían encontrado 272 cuerpos y 66 restos humanos.

El derribamiento del avión malasio el jueves ha profundizado agudamente la crisis ucraniana, en que separatistas en el este rusoparlante han estado combatiendo a fuerzas del Gobierno desde que manifestantes en Kiev precipitaron la salida del presidente prorruso Viktor Yanukovich y Rusia anexó a Crimea en marzo.

Estados Unidos y sus aliados han apuntado el dedo a los rebeldes prorrusos y a Moscú mismo por el derribo del avión, pero Rusia ha negado cualquier involucramiento y culpó a los militares ucranianos por el desastre.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, presentó lo que calificó como evidencia abrumadora de complicidad rusa en el derribo del vuelo MH17 de Malaysia Airlines y expresó su disgusto por el manejo "grotesco" de los cuerpos en el lugar del accidente.

Imágenes de televisión de los sitios del accidente, controlados por los rebeldes, donde los restos de las víctimas habían sido dejados descomponiéndose a la intemperie en los campos entre sus efectos personales, han convertido en furia la sorpresa y el dolor iniciales después del desastre del jueves.

El primer ministro de Australia, Tony Abbott, dijo que había conversado con Putin por primera vez sobre el desastre. Al menos 27 australianos viajaban en el vuelo desde Ámsterdam a Kuala Lumpur.

Abbott afirmó que hay un equipo de investigación australiano en Kiev, pero que aún no ha podido viajar al lugar del accidente.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, dijo al Parlamento que la prioridad de su Gobierno es recuperar e identificar los cuerpos de los pasajeros.

"Está claro que Rusia debe usar su influencia sobre los separatistas para mejorar la situación en terreno", afirmó Rutte.

"Si el acceso al área del desastre sigue siendo inadecuada en los próximos días, entonces están sobre la mesa todas las opciones políticas, económicas y financieras contra los que son directa y indirectamente responsables por eso", sostuvo.

Putin dijo en un discurso en televisión que el derribo del avión no debe ser usado para fines políticos e instó a separatistas a permitir que expertos internacionales accedan al sitio del accidente.

El Consejo de Seguridad de la ONU votaría el lunes sobre una resolución para condenar el derribamiento del avión y exigir que los responsables respondan ante la ley y que grupos armados no comprometan la integridad del sitio del accidente.

Los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea se reunirán el martes y podrían anunciar más sanciones. Gran Bretaña está presionando por medidas más dudas e Italia dijo que espera una "respuesta enérgica y unificada".

Ucrania dijo que está dispuesta a entregar la coordinación de la investigación sobre el accidente a socios internacionales, quizás liderados por Holanda, pero que Kiev está convencido de que el avión fue derribado por "profesionales".

Kerry afirmó que Estados Unidos interceptó conversaciones sobre el envío a separatistas de un sistema de misiles ruso SA-11 guiado por radar, al que culpa de la destrucción del avión Boeing 777.

(Reporte adicional de Peter Graff en Hrabove, Pavel Polityuk, Natalia Zinets y Elizabeth Piper en Kiev; Jim Loney, Doina Chiacu, Ayesha Rascoe y Mark Hosenball en Washington; Michelle Nichols en Naciones Unidas; Allison Lampert en Montreal; Lincoln Feast y Jane Wardell en Sydney; William James en Londres y Nicholas Vinocur en París; Escrito por Giles Elgood. Traducido por la Redacción de Madrid/Mesa Santiago. Editado por Carlos Aliaga/Patricio Abusleme vía Mesa Santiago)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.