Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Miles de residentes del norte de Londres fueron forzados a abandonar sus apartmentos el viernes por la noche después de unas comprobaciones sobre la seguridad de incendios realizadas tras el mortal incendio en la torre Grenfell que arrojaron que sus edificios no eran seguros. En la imagen residentes evacuados de la torre Taplow de forma preventiva por preocupación por el revestimiento exterior en la finca Chalcots en el norte de Londres, el 23 de junio de 2017. REUTERS/Hannah McKay

(reuters_tickers)

Por Kate Holton y Jamillah Knowles

LONDRES (Reuters) - Miles de residentes del norte de Londres fueron forzados a abandonar sus apartmentos el viernes por la noche después de unas comprobaciones sobre la seguridad de incendios realizadas tras el mortal incendio en la torre Grenfell que arrojaron que sus edificios no eran seguros.

En escenas caóticas, los residentes agarraban niños, mascotas y pequeñas cantidades de ropa y comida mientras salían de cinco bloques para acabar durmiendo en camas de aire en un centro deportivo local tras escuchar en las noticias que sus edificios estaban siendo evacuados.

Unos 600 edificios de Inglaterra han sido comprobados después de que un incencio destruyese una torre de viviendas sociales en el oeste de Londres la semana pasada, matando al menos a 79 personas.

El departamento de bomberos de Londres dijo que había hallado una serie de problemas de seguridad en Camden, en el norte de Londres, y aconsejó que los residentes deberían abandonar el edificio hasta que se resolvieran.

"Sé que es difícil, pero Grenfell lo ha cambiado todo", dijo Georgia Gould, líder del distrito de Camden, en un comunicado el viernes. "No creo que podarmos asumir riesgos con la seguridad de nuestros habitantes", dijo.

La Policía que investiga la causa del mortal incendio en la torre de 24 plantas ha dicho que el fuego se generó en un refrigerador, pero se extendió rápidamente por el revestimiento exteriore del edificio, atrapando en sus camas a los residentes mientras dormían.

Desde entonces, el revestimiento ha fallado en todas las pruebas de seguridad.

El fuego se ha convertido en el centro de la ira pública contra el gobierno de la primera ministra Theresa May y los recortes de los presupuestos locales. La torre Grenfell se sitúa en Kensington, uno de los barrios más ricos de Europa.

May busca asegurar su cargo tras haber perdido la mayoría absoluta parlamentaria en unas elecciones el pasado 8 de junio, y ha prometido hacer todo lo posible para proteger a los residentes que sobrevivieron al incendio y mejorar la calidad y seguridad de la vivienda pública en el país.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters