Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ex primer ministro israelí Ehud Olmert, de 71 años, salió en libertad condicional el domingo de una prisión de Ramle, cerca de Tel Aviv, después de cumplir 16 meses de cárcel por corrupción. En la imagen, Olmert (izquierda) sale de la prisión de Maasiyahu cerca de Ramle, Israel, 2 de julio de 2017. Walla!news/Rubi Kastro via REUTERS

(reuters_tickers)

RAMLE, Israel (Reuters) - El ex primer ministro israelí Ehud Olmert, de 71 años, salió en libertad condicional el domingo de una prisión de Ramle, cerca de Tel Aviv, después de cumplir 16 meses de cárcel por corrupción.

Olmert fue declarado culpable en 2014 de aceptar sobornos de promotores inmobiliarios cuando era alcalde de Jerusalén, antes de su mandato de 2006-09 como primer ministro y dirigente de un partido político centrista.

El domingo, una consejo penitenciario decidió acortar su condena de 27 meses, una práctica común en Israel para los presos que no han cometido crímenes violentos. Olmert, acompañado por un guardaespaldas, no hizo ningún comentario a los periodistas.

Las acusaciones de corrupción llevaron a la dimisión de Olmert como primer ministro en septiembre de 2008. Permaneció en el cargo de manera provisional hasta una elección de febrero de 2009 que llevó al derechista Benjamin Netanyahu al poder.

Durante su mandato como dirigente de Israel, logró avances significativos en las conversaciones con los palestinos sobre la obtención de un acuerdo de paz, ofreciendo una retirada israelí de gran parte de la Cisjordania ocupada. Pero el acuerdo no se cerró.

Abogado de profesión, Olmert comenzó su carrera política en la década de 1970 como legislador de derechas que atacaba el crimen organizado en Israel. Como primer ministro, Olmert libró una guerra contra milicias en el Líbano en 2006 y la Franja de Gaza en 2008.

A su salida de la prisión en dirección a su domicilio en Tel Aviv, vestido con camiseta y pantalones negros, Olmert parecía demacrado, 12 días después de ser tratado en un hospital por dolores en el pecho, según medios de comunicación israelíes.

Cualquier intento de regreso político parece improbable. Un tribunal determinó que sus crímenes entrañaban una "infamia moral", lo que bajo la ley israelí inhabilita a Olmert a postularse a cargos públicos durante siete años después de su liberación, cuando tendrá 78 años.

Reuters