Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Por Marianna Parraga

HOUSTON (Reuters) - La llegada del huracán Harvey a Texas, que inundó refinerías y paralizó puertos a lo largo de la costa estadounidense del Golfo de México, ha llevado a países latinoamericanos a buscar opciones de suministro y muchos ya tienen en la mira una flotilla de tanqueros que espera por descarga en Venezuela.

Casi ningún embarque de producto refinado ha salido de Texas hacia Latinoamérica en los últimos seis días, según datos de seguimiento de buques de Thomson Reuters. Terminales y refinerías han reducido operaciones por la tormenta y es poco probable que puedan recuperarse por completo durante semanas.

Estados Unidos es el mayor exportador neto de productos petroleros del mundo con cerca de 5,05 millones de barriles por día (bpd). América Latina recibe casi la mitad de eso, unos 2,5 millones de bpd, y la mayor parte sale del Golfo de México.

Los principales receptores latinoamericanos de combustibles estadounidenses son México, Brasil y Venezuela, este último un miembro de la OPEP con las mayores reservas de crudo del mundo. Sin embargo, las refinerías venezolanas están operando en mínimos históricos, con lo que su producción es insuficiente para atender la demanda doméstica.

El martes, una empresa intermediaria que esperaba para descargar dos embarques de diésel en Curazao notificó a la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) que planea suspender su contrato de entrega y desviar los despachos a Ecuador, según una fuente de la compañía venezolana familiarizada con las conversaciones.

PDVSA no respondió inmediatamente a una solicitud de información.

México, Brasil, Colombia, entre otros países de la región, también tienen interés en recibir una porción de los cerca de 7 millones de barriles que se encuentran en el mar Caribe, según tres operadores y ejecutivos navieros consultados.

Algunos de las dos docenas de tanqueros que están en altamar han estado esperando por semanas por descargar, ya sea porque PDVSA acumula retrasos en el pago de los despachos por falta de liquidez o debido a cuellos de botella en ciertos puertos.

"Los refinadores están esperando a que los puertos (de Estados Unidos) vuelvan a abrir para comenzar a enviar lo que tienen almacenado, pero algunas compañías están desesperadas", dijo un operador de una empresa petrolera que abastece a algunas empresas energéticas estatales en la región.

México, que normalmente importa dos cargamentos de gasolina por día y que tiene un activo plan de mantenimiento en su sistema de refinación este trimestre, está entre los países que buscan combustible ante la restricción de las importaciones desde Estados Unidos, dijeron las fuentes comerciales.

Si los comerciantes dueños de los embarques en espera "ofrecen desviar un cargamento desde Venezuela, ellos (México) lo van a tomar", dijo una fuente de una compañía petrolera con grandes operaciones en Latinoamérica.

La estatal peruana Petroperú lanzó el lunes una oferta pública para comprar hasta cinco cargamentos de diésel a ser entregados entre septiembre y octubre, según un documento visto por Reuters. La colombiana Ecopetrol ha estado llamando a empresas comerciantes en búsqueda de gasoil para entrega inmediata, dijo una fuente.

DESESPERADOS

Tras la llegada de Harvey, las refinerías afectadas dejaron de producir aproximadamente 21 millones de barriles de gasolina y destilados hasta el miércoles, según estimaciones de Reuters basadas en números de la oficina de Administración de Información sobre Energía.

Refinerías en Estados Unidos con una capacidad conjunta para producir hasta 4,4 millones de bpd están cerradas. Eso representa casi el 4,5 por ciento del suministro mundial de combustible.

La decisión de desviar cargamentos desde Venezuela podría traer grandes beneficios a los operadores, ya que los precios del diésel y la gasolina están subiendo rápidamente debido a las interrupciones en el suministro desde Estados Unidos. Pero los proveedores tendrían que llegar a acuerdos con PDVSA antes de cambiar la ruta de los tanqueros.

La petrolera venezolana no ha pagado por adelantado la mayoría de los despachos que están anclados cerca de sus puertos, según las fuentes.

Aun así, los operadores preferirían convenir con Venezuela el intercambio de algunos de los cargamentos por otros para entrega posterior, buscando no poner fin a los contratos ni dañar sus relaciones de negocios con PDVSA.

"Para desviar un cargamento es necesario declarar un incumplimiento del contrato y eso puede llevar a una larga pelea", dijo un operador. "Podría ser más fácil negociar otra ventana de descarga para septiembre u octubre, lo que podría permitir desviar los cargamentos mientras tanto", agregó.

Algunas naciones de la región tienen más capacidad de almacenamiento de combustible que otras para amortiguar el impacto de la reducción de las importaciones.

Brasil, el mayor comprador latinoamericano de diésel estadounidense y un prominente importador de gasolina, tiene restricciones de almacenamiento de combustible, dijo Adriano Pires, consultor del Centro de Infraestructura de ese país. Pero cree que el impacto de Harvey aún no se ha convertido en un problema.

"No creo que esos cargamentos tengan un fuerte compromiso de ser entregados a PDVSA en la situación actual, por lo que Sudamérica, especialmente Brasil, podría conseguir algo de ahí", dijo Robert Campbell de la consultora Energy Aspects.

NO ES TAN FÁCIL

Las sanciones estadounidenses sobre las nuevas operaciones de deuda venezolana y sobre algunos funcionarios, incluidos el presidente de esa nación, Nicolás Maduro, y el vicepresidente de finanzas de PDVSA, Simón Zerpa, han agravado las dificultades para el manejo de las operaciones comerciales de la estatal.

Algunos bancos que rutinariamente proporcionaban financiamiento comercial a compañías importadoras y exportadoras de petróleo venezolano ahora se rehúsan a emitir cartas de crédito.

El Gobierno de Maduro ha intentado culpar a Estados Unidos de la escasez de bienes que vive la nación, por imponer sanciones financieras que dice retrasan vitales importaciones.

(Reporte de Marianna Párraga; con información adicional de Alexandra Alper en Río de Janeiro y Alexandra Ulmer en Caracas. Traducido por Corina Pons; editado en español por Silene Ramírez)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters