Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de archivo de empleados de Ericsson en un Congreso en Barcelona, España. 27 de febrero 2017. Ericsson descartó su objetivo de ganar clientes más allá de la industria de las telecomunicaciones para enfocarse nuevamente en la venta de redes a compañías de telefonía móvil, una decisión que busca reducir costos y detener una caída drástica en el precio de sus acciones. REUTERS/Eric Gaillard/File Photo

(reuters_tickers)

Por Sophie Sassard y Olof Swahnberg

LONDRES/ESTOCOLMO (Reuters) - Ericsson descartó su objetivo de ganar clientes más allá de la industria de las telecomunicaciones para enfocarse nuevamente en la venta de redes a compañías de telefonía móvil, una decisión que busca reducir costos y detener una caída drástica en el precio de sus acciones.

Entre los clientes de la firma sueca en su principal negocio están Vodafone y Verizon, pero las ganancias se han desplomado debido a la competencia de Nokia y de la china Huawei, lo que se suma a los planes de ahorros de las compañías de telecomunicaciones. Las acciones de Ericsson han caído un 30 por ciento en dos años.

Ericsson anunció en 2014 un plan de diversificación, que apuntaba a que en 2020 hasta el 25 por ciento de sus ingresos provendrían de industrias más allá de las telecomunicaciones, como medios de comunicación, servicios públicos y transporte, comparado con un 10 por ciento estimado en 2013.

Sin embargo, el plan no ha funcionado y la compañía abandonará ese objetivo, en momentos en que su nuevo presidente ejecutivo, Borje Ekholm, se está centrando en las redes móviles, el principal negocio de la compañía.

"Nos enfocaremos exclusivamente por ahora en los clientes y redes de telecomunicaciones", dijo a Reuters en una reciente entrevista el nuevo encargado de Servicios Digitales de Ericsson, Ulf Ewaldsson.

El cambio de estrategia se produce en un momento complicado para Ekholm, que después de sólo cinco meses como CEO está siendo presionado para hacer cambios más rápidos por el inversor activista Cevian Capital, que tiene una participación de 1.000 millones de dólares en la compañía.

Ekholm dio a conocer un plan de reducción de costos en marzo y anunció hasta 1.700 millones de dólares en provisiones, amortizaciones y costos de reestructuración. El presidente ejecutivo dijo que esto incluiría la exploración de opciones para su deficitario brazo de medios de comunicación y cambios en su negocio de servicios gestionados.

Los inversionistas dieron la bienvenida al nuevo enfoque de Ericsson tras años de inversiones decepcionantes, pero temen que el nuevo plan no genere crecimiento. Moody's redujo en mayo la calificación crediticia de la compañía hasta el nivel de bono basura, en parte debido a las preocupaciones de que la reducción de costos podría obstaculizar la innovación.

(Reporte adicional de Helena Soderpalm. Editado en español por Rodrigo Charme)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters