Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Trabajadores avanzan en la cosecha de maíz en un día caluroso de verano en Santo Antonio do Jardim, Brasil. Foto de archivo. Febrero, 2017. REUTERS/Paulo Whitaker

(reuters_tickers)

Por Roberto Samora

SAO PAULO (Reuters) - Una firma operadora de granos controlada por la familia del ministro de Agricultura de Brasil Blairo Maggi ha sido la principal beneficiaria de subsidios al maíz este año, un caso que resalta las tensiones entre las responsabilidades políticas del magnate multimillonario y sus inversiones.

Desde el lanzamiento de los subsidios agrícolas en mayo, la compañía comercializadora de la familia de Maggi, Amaggi Exportação e Importação Ltda, ha realizado el 70 por ciento de las compras bajo el denominado programa PEP, de acuerdo a un análisis de datos desarrollado por Reuters a partir de la cifras de la autoridad agrícola de Brasil, Conab.

Los subsidios son asignados a través de subastas competitivas y no existe evidencia de que Maggi los esté desviando a su empresa. Sin embargo, los resultados destacan una situación inusual en Brasil, donde la máxima autoridad de la cartera de Agricultura del país tiene un rol preponderante como inversor en el mercado.

Los subsidios están destinados a apoyar a los agricultores brasileños al asegurar que sus cultivos lleguen a los mercados.

Operadores dicen que el Gobierno de centroderecha de Brasil generó sorpresa con su decisión de comenzar a ofrecer el subsidio del programa PEP este año sólo en Mato Grosso, el estado de donde es oriundo Maggi y la base de operaciones del Grupo Amaggi, cuya expansión desde la década de 1990 le ha valido el apoyo de "rey de la soja".

Una de las consecuencias de la decisión fue que Amaggi quedó en la primera posición para embarcar los cultivos subsidiados, mientras que sus rivales Cargill Inc y Archer Daniels Midland Co compraron sólo 2 por ciento y 1 por ciento del maíz del programa PEP, respectivamente.

En el 2010, cuando Brasil ofreció por última vez el mismo subsidio al maíz pero a un mayor alcance en el país, Bunge Ltd hizo el 27 por ciento de las compras de los cultivos bajo el programa, Cargill se adjudicó el 14 por ciento y Louis Dreyfus Corp el 10 por ciento. Amaggi obtuvo cerca del 4 por ciento.

Las operadoras de granos declinaron emitir comentarios al respecto.

El Ministerio de Agricultura dijo que las decisiones sobre los subsidios fueron tomadas por un grupo de funcionarios de la cartera y representantes del Ministerio de Finanzas y del despacho de la presidencia, en base "a un criterio meramente técnico", de acuerdo a un comunicado escrito.

La decisión de comenzar con los subsidios al maíz este año en Mato Grosso se debe a los precios inusualmente bajos en el estado, dijo el ministerio. El programa fue expandido esta semana a otros estados ante la caída de los precios del grano.

Los resultados de una subasta realizada el jueves no estuvieron disponibles para ser publicados de inmediato.

"Amaggi refuta con vehemencia cualquier hipótesis de que recibió información anticipada sobre las subastas", dijo la compañía en un comunicado. "Las condiciones para participar son uniformes y están preestablecidas y se aplican por igual a todos los participantes del mercado", añadió.

Los subsidios PEP de Brasil para el maíz totalizaban 51 millones de reales (16 millones de dólares) este año hasta el 13 de julio, una suma pequeña frente a los 3.440 millones de dólares en facturación de Amaggi del año pasado.

(Reporte de Roberto Samora; escrito por Brad Haynes. Editado en español por Marion Giraldo)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters