Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En la imagen de archivo Jens Weidmann, Presidente de Deutsche Bundesbank, asiste a la Cumbre de la "Asociación del G20 para África en Berlín, Alemania 13 de junio de 2017. REUTERS/Axel Schmidt

(reuters_tickers)

FRÁNCFORT (Reuters) - Los miembros del consejo de gobierno del Banco Central Europeo estuvieron básicamente de acuerdo en que el próximo paso para el organismo será reducir la compra de bonos y abordaron cuatro alternativas, dijeron dos fuentes con conocimiento directo de las discusiones.

Aunque no se descartan otros escenarios, las posibilidades discutidas por el BCE incluyeron recortar las compras de activos a 40.000 millones de euros mensuales, desde el actual monto de 60.000 millones de euros, con la opción de extender el programa en entre seis y nueve meses, dijeron las fuentes, que pidieron no ser identificadas.

Cualquier decisión, que posiblemente se tomaría en octubre, debería estar respaldada por un amplio consenso, añadieron.

Una de las fuentes sostuvo que las autoridades del BCE desean evitar las discrepancias públicas que se produjeron por resoluciones anteriores, cuando jefes de bancos centrales nacionales e incluso algunos miembros del consejo ejecutivo del organismo criticaron públicamente las decisiones.

El BCE declinó hacer comentarios.

De hecho, el gobernador del banco central de Alemania, Jens Weidmann, quien ha pedido por largo tiempo que el BCE empiece a retirar sus estímulos, adoptó un tono conciliatorio el viernes al respaldar la decisión del jueves de posponer el ajuste hasta octubre.

"El avance de la inflación es lento y la incertidumbre sobre la senda de inflación futura es bastante elevada", dijo Weidmann, quien integra el consejo de gobierno del BCE. "Por esta razón, el consejo de gobernadores ha decidido esperar para evaluar la situación de política monetaria", declaró.

Preocupado por la fortaleza del euro, el banco mantuvo su curso el jueves, emplazando a tomar la decisión clave más adelante después de haber efectuado compras de activos por más de 2 billones de euros.

La estrategia cautelosa plantea la posibilidad de que el BCE opte por eliminar de forma muy lenta el próximo año el alivio cuantitativo, diseñado para impulsar el crecimiento y la inflación, a pesar de la robusta actividad en la zona euro y las preocupaciones sobre las burbujas inmobiliarias en países más ricos como Alemania.

Aunque los escenarios incluyeron volúmenes y extensiones mensuales específicas, gran parte de la discusión giró en torno al volumen total de las compras. Esto incluye la reinversión de los retornos por el vencimiento de bonos, que poco a poco ascenderán a 15.000 millones de euros al mes del próximo año, dijeron las fuentes.

Los funcionarios también acordaron que las tasas de interés no se elevarán antes de que acaben las compras de activos, dijeron las fuentes, indicando por defecto que cualquier extensión del programa también retrasaría la primera subida de tipos.

(Reportes de Frank Siebelt, Balazs Koranyi y Francesco Canepa. Reportes adicionales de las oficinas de Reuters. Editado en español por Marion Giraldo y Emma Pinedo)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Reuters