Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Foto de archivo del portavoz papal Joaquín Navarro-Valls en una rueda de prensa en el Vaticano. Feb 10, 2005. El español Joaquín Navarro-Valls, quien fue portavoz de dos papas y una de las figuras de mayor importancia de la Iglesia Católica por casi un cuarto de siglo, murió el miércoles a los 80 años. REUTERS/Max Rossi

(reuters_tickers)

Por Philip Pullella

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) - El español Joaquín Navarro-Valls, quien fue portavoz de dos papas y una de las figuras de mayor importancia de la Iglesia Católica por casi un cuarto de siglo, murió el miércoles a los 80 años.

Navarro-Valls, un laico que había estudiado medicina y psiquiatría antes de ser periodista, sufría cáncer. Murió en Roma.

En 1984, el Papa Juan Pablo II nombró a Navarro-Valls como portavoz del Vaticano y le dio un acceso directo a su círculo íntimo a un nivel que ninguno de sus predecesores había tenido ni sus sucesores alcanzaron.

Navarro-Valls se convirtió en una celebridad que solía aparecer en televisión para explicar las enseñanzas de la Iglesia Católica en un lenguaje simple.

"Joaquín Navarro-Valls representó lo que Ernest Hemingway definió como coraje: gracia bajo presión", dijo Greg Burke, actual portavoz del Vaticano.

Durante más de dos décadas, Juan Pablo II, su secretario Stanislaw Dziwisz y Navarro-Valls formaron un triunvirato de facto en el Vaticano. Su acceso privilegiado al Papa irritaba a algunos cardenales, que tenían que esperar en una fila para ver al Pontífice.

El Papa Juan Pablo II también usó a Navarro-Valls para misiones sensibles, dejando de lado a los diplomáticos del Vaticano. En 1998 fue a Cuba para negociar directamente con Fidel Castro y evitar imprevistos de último momento sobre la histórica visita papal a la isla.

En una reunión que duró toda la noche, entre habanos y ron, Navarro-Valls convenció a Castro de que se reinstaurara la Navidad como un feriado religioso, algo que se había suprimido tras el éxito de la Revolución.

Tras la muerte de Juan Pablo II en 2005, Navarro-Valls se mantuvo durante algo más de un año como portavoz del Papa Benedicto para ayudarlo con la transición. Luego abandonó el servicio en el Vaticano.

(Editado en Español por Javier Leira)

Reuters