BEIRUT, 13 oct (Reuters) - Mujeres afiliadas al Estado Islámico huyeron el domingo en masa con sus hijos de un campamento en el que estaban recluidas en el norte de Siria, tras los bombardeos de fuerzas turcas en una ofensiva que ya lleva cinco días, dijo la administración de la región dirigida por los kurdos.

El ataque transfronterizo de Turquía en el norte de Siria contra las fuerzas kurdas se amplió hasta llegar a la ciudad de Suluk, que fue golpeada por los aliados sirios rebeldes de Ankara. Hubo informes contradictorios sobre el resultado de los combates.

Turquía se enfrenta a amenazas de posibles sanciones por parte de Estados Unidos, a menos que suspenda la incursión. Dos de sus aliados de la OTAN, Alemania y Francia, han dicho que están deteniendo las exportaciones de armas a Turquía. La Liga Árabe ha denunciado la operación.

Ankara lanzó el ataque contra la milicia kurda del YPG después de que el presidente Donald Trump retiró parte de las tropas estadounidenses de la región. Turquía dice que el YPG es un grupo terrorista alineado con militantes kurdos que libran una insurgencia en Turquía.

El objetivo declarado de Turquía es establecer una "zona segura" dentro de Siria para reasentar a muchos de los 3,6 millones de refugiados de guerra que ha acogido. El Presidente Tayyip Erdogan ha amenazado con enviarlos a Europa si la UE no respalda su ataque.

Sin embargo, la incursión turca ha despertado la alarma internacional por los desplazamientos a gran escala de civiles y por la posibilidad de que militantes del Estado Islámico (EI) escapen de las prisiones kurdas.

Las fuerzas dirigidas por los kurdos han sido el principal aliado regional de Estados Unidos contra el Estado Islámico en Siria.

La administración de la región, dirigida por los kurdos, dijo en un comunicado que 785 extranjeros afiliados al Estado Islámico habían huido del campo de Ain Issa.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, citando fuentes del campamento, dijo que unas 100 personas habían escapado.

En aparente referencia a los rebeldes apoyados por Turquía, el gobierno dirigido por los kurdos dijo que los "mercenarios" atacaron el campo donde los "elementos Daesh" -una referencia al Estado Islámico- a su vez atacaron a los guardias del campo y abrieron las puertas.

Las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF, por sus siglas en inglés), dirigidas por los kurdos, ocupan franjas de territorio que antes formaban parte del "califato" del Estado Islámico. El SDF han mantenido a miles de jihadistas del IS en la cárcel y a decenas de miles de miembros de sus familias en campamentos.

El oficial del SDF, Marvan Qamishlo, dijo a Reuters que no había suficientes guardias para el campo, que está al norte de Raqqqa y a unos 30 kilómetros al sur de la frontera turca.

"La vigilancia es muy débil ahora", dijo, y añadió que ahora sólo había entre 60 y 70 efectivos de seguridad en el campamento, en comparación con un nivel normal de no menos de 700 en el campamento de 12.000 personas.

AVANCE LIDERADO POR TURCOS

A lo largo del frente, las fuerzas turcas y los rebeldes sirios entraron en Suluk, a unos 10 kilómetros de la frontera de Turquía, dijo el domingo el Observatorio.

La agencia de noticias estatal turca Anadolu dijo que los rebeldes tomaron el control total de Suluk. Pero el SDF dijo que habían repelido el ataque y la zona seguía bajo el control.

Suluk se encuentra al sureste de la ciudad fronteriza siria de Tel Abyad, uno de los dos objetivos principales de la incursión, que fue bombardeada por obuses turcos el domingo por la tarde, dijo un testigo en la vecina ciudad turca de Akcakale.

Las ráfagas de ametralladora resonaron alrededor de la ciudad siria fronteriza de Ras al Ain, a 120 kilómetros al este de Tel Abyad, mientras que la artillería turca siguió castigando la zona, dijo un reportero de Reuters al otro lado de la frontera, en la localidad turca de Ceylanpinar.

Los rebeldes sirios apoyados por Turquía, conocidos como el Ejército Nacional, avanzaron hacia Ras al Ain el sábado, pero para el domingo todavía había informes contradictorios sobre qué lado tenía el control de la ciudad.

El Observatorio sirio dijo que el SDF, en el que el YPG es el principal elemento de combate, había recuperado "casi el control total" de Ras al Ain tras un contraataque.

Un portavoz del Ejército Nacional lo negó, diciendo que sus fuerzas seguían en las posiciones que tomaron el sábado.

130.000 DESPLAZADOS

Más de 130.000 personas han sido desplazadas de las zonas rurales alrededor de Tel Abyad y Ras al Ain como resultado de los combates, según informó la ONU el domingo.

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA, por sus siglas en inglés) dijo que, en conjunto con otras agencias de socorro, estimaron que hasta 400.000 civiles en la zona de conflicto siria podrían necesitar ayuda y protección en el próximo período.

Erdogan ha desestimado la creciente condena internacional de la operación militar, diciendo que Turquía "no la detendrá, no importa lo que digan los demás".

El Ministerio de Defensa de Turquía dijo el domingo que 480 militantes del YPG habían sido "neutralizados" desde que comenzó la operación, un término que comúnmente significa muertos. Por su parte, el SDF dijo que 76 de sus combatientes habían muertos.

El Observatorio dijo que 104 combatientes del SDF, 76 rebeldes apoyados por Turquía y 52 civiles habían muerto en el conflicto.

En Turquía, 18 civiles murieron en bombardeos transfronterizos, dijeron medios de comunicación y autoridades turcas.

El sábado, el SDF instó a la coalición liderada por Estados Unidos a cerrar el espacio aéreo a los aviones de combate turcos, diciendo que los combatientes del SDF estaban "siendo martirizados por aviones de guerra turcos delante de los ojos de los aliados".

El Estado Islámico reivindicó la responsabilidad sobre un ataque con coche bomba el viernes en Qamishli, la ciudad más grande de la zona controlada por los kurdos, donde algunos militantes del IS huyeron de una cárcel.

El sábado Trump defendió su decisión de retirar las tropas en la región fronteriza siria, diciendo a activistas cristianos conservadores que Estados Unidos debería dar prioridad a la protección de sus propias fronteras.

"Que tengan sus fronteras, pero no creo que nuestros soldados deban estar allí durante los próximos 50 años vigilando una frontera entre Turquía y Siria cuando no podemos vigilar nuestras propias fronteras en casa", dijo Trump en un discurso en Washington.

Las Fuerzas de Autodefensa acusaron a los rebeldes apoyados por Turquía de matar a un político kurdo en una emboscada en la carretera el sábado. La fuerza rebelde lo negó, diciendo que no había avanzado tanto.

El Observatorio sirio dijo que grupos respaldados por Turquía habían matado a nueve civiles en la carretera, entre ellos Hervin Khalaf, copresidente del Partido del Futuro de Siria, un grupo laico.

(Escrito por Tom Perry; Editado por Mark Heinrich; Traducido por Michael Susin en la redacción de Gdansk.)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes