Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El candidato conservador a la presidencia de Francia, François Fillon, hace una declaración en la sede de la campaña, en París, Francia.1 de marzo 2017. El candidato conservador a la presidencia de Francia, François Fillon, se comprometió el miércoles a seguir en la contienda electoral pese a la intención de un juez de declararlo bajo investigación formal por supuesta malversación de fondos públicos.REUTERS/Christian Hartmann

(reuters_tickers)

Por Chine Labbé y Marine Pennetier

PARÍS (Reuters) - El candidato conservador a la presidencia de Francia, François Fillon, prometió el miércoles luchar "hasta el final" pese a la profundización de su escándalo financiero, pero su campaña sufrió nuevos descalabros por la renuncia de un destacado asesor y el fin del apoyo a su candidatura de un partido menor.

El ex primer ministro reveló que los magistrados lo convocaron para el 15 de marzo para ser sometido a investigación formal por acusaciones de que pagó cientos de miles de euros a su esposa de dinero público pese a realizar pocos trabajos.

En un desafiante discurso en la sede central de su partido, reiteró que no había cometido irregularidades, se quejó de un sesgo judicial y mediático equivalente a un "asesinato político", y apeló de forma directa al apoyo del pueblo francés.

"No soy el único que está siendo asesinado. Es la elección presidencial", afirmó, flanqueado por altos cargos del partido, tras una mañana de especulaciones acerca de su inminente retiro de la carrera presidencial.

"Me pongo ante el pueblo francés porque es su sufragio, y no un procedimiento sesgado, el que debería decidir quién es el presidente de la República de Francia", comentó. "No me daré por vencido, no me rendiré, no me retiraré, lucharé hasta el final".

Los mercados financieros están siguiendo al detalle la turbulenta campaña electoral francesa, en la que la candidata ultraderechista Marine Le Pen busca lograr el mismo impacto antisistema causado por los británicos cuando votaron el año pasado a favor de abandonar la Unión Europea y por los estadounidenses al elegir presidente a Donald Trump.

En un nuevo revés para Fillon, su destacado asesor en asuntos internacionales, Bruno Le Maire, renunció al cargo, argumentando que el candidato no cumplió su palabra de retirarse de la contienda si era sometido a una investigación formal.

Más tarde, la Unión de Demócratas e Independientes (UDI), un pequeño partido centrista que apoyaba su campaña, suspendió su respaldo a la espera de una decisión firme que adoptará la próxima semana.

(Reporte adicional de Michel Rose, Sudip Kar-Gupta, Brian Love, Sophie Louet, John Geddie y Dhara Ranasinghe; editado en español por Carlos Serrano)

Reuters