Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En la imagen de archivo, Juppé (izq.) junto a Fillon tras los resultados de segunda ronda de primarias de los republicanos para las presidenciales en París, el 27 de noviembre de 2016. REUTERS/Gonzalo Fuentes

(reuters_tickers)

Por Claude Canellas y Sophie Louet

BURDEOS/PARÍS (Reuters) - Francois Fillon logró contener el lunes una rebelión que amenazó con poner fin a su candidatura a presidente de Francia, ya que los líderes de su partido se agruparon detrás de su figura pese a las acusaciones de desvíos de fondos públicos en su contra.

Horas después de que el ex primer ministro Alain Juppé dijera que no se presentará a la elección presidencial, los líderes del conservador Partido Republicano respaldaron de forma unánime a su candidato, informó el líder del Senado Gerard Larcher.

"Los republicanos están unidos detrás de Francois Fillon", dijo Larcher a periodistas tras una reunión a puertas cerradas.

A menos de 50 días de la elección, las encuestas muestran que Fillon -hasta hace poco favorito para ganar la presidencia- no pasará de la primera vuelta. Los sondeos también señalan que la mayoría de los franceses quieren que abandone la campaña.

Pero pese a los llamados dentro del partido para un cambio, los conservadores no convencieron a Fillon de que abandone la postulación de forma voluntaria, y no se pusieron de acuerdo sobre un candidato alternativo.

Fillon, de 63 años, está envuelto en un escándalo por unos pagos de honorarios a su esposa, y su campaña se ha visto en graves dificultades desde que fue informado la semana pasada que podría quedar sujeto a una investigación formal sobre desvío de fondos públicos.

Juppé, que perdió las primarias del partido ante Fillon en noviembre, había sonado entre los posibles sustitutos para el candidato. "Confirmo de una vez por todas que no seré candidato a la presidencia de la República", dijo el ex primer ministro en Burdeos.

Las malas cifras en las encuestas de Fillon dejarían a Emmanuel Macron, el candidato de centro que ocupa el primer lugar en los sondeos, disputando la segunda vuelta del 7 de mayo con la líder de la extrema derecha Marine Le Pen.

(Reporte adicional de Ingrid Melander; editado en español por Javier Leira)

Reuters