Reuters internacional

Manifestantes huyen de las fuerzas de seguridad que dispararon gases lacrimógeno durante una marcha de la oposición en Caracas. 6 de abril de 2017. Fuerzas de seguridad bloqueaban el jueves el paso de una marcha opositora en Caracas que reclamaba la destitución de jueces del máximo tribunal, que habían suspendido las funciones parlamentarias, una medida que generó protestas y exhortos internacionales a respetar la separación de poderes. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

(reuters_tickers)

Por Corina Pons y Eyanir Chinea

CARACAS (Reuters) - Fuerzas de seguridad bloquearon el jueves el paso de una marcha opositora en Caracas en reclamo por la destitución de jueces del máximo tribunal, que habían suspendido las funciones parlamentarias, una medida que generó protestas y exhortos internacionales a respetar la separación de poderes.

Con silbatos, banderas tricolor y gritando consignas como "elecciones ya" y "los jueces del TSJ son de cartón", la oposición marchó desde siete puntos de Caracas, uno por cada juez, para avanzar al centro tomando una importante autopista.

Los manifestantes intentaron llegar hasta la sede de la Defensoría del Pueblo buscando su apoyo para la sustitución de los magistrados, pero fueron detenidos a medio camino por equipos antimotines fuertemente resguardados con gases lacrimógenos, tanquetas y camiones hidrantes.

El vicepresidente Tareck El Aissami dijo que el único herido tras los enfrentamientos fue un efectivo de la Guardia Nacional. Sin embargo, el alcalde opositor de Chacao, Ramón Muchacho, aseguró que en los centros de salud de su municipio fueron atendidos 18 heridos, cuatro de ellos por perdigones.

"En Venezuela no hay leche, no hay alimentos, no hay medicinas, pero hay bombas, hay perdigones", dijo el líder opositor y dos veces candidato presidencial Henrique Capriles minutos antes de verse afectado por los gases lacrimógenos, por lo que tuvo que ser sacado cargado en brazos.

La Asamblea Nacional, controlada por la oposición, inició el miércoles el procedimiento para remover a siete magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que firmaron las sentencias la semana pasada, pese a que las decisiones fueron modificadas parcialmente.

La iniciativa del Congreso necesitaba el respaldado de al menos dos de los tres miembros del Poder Ciudadano -conformado por la fiscal, el contralor y el defensor del pueblo-, en su mayoría alineados con el presidente Nicolás Maduro.

Pero la tarde del jueves, el Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, dijo que se declaró "improcedente" la solicitud del Parlamento contra los magistrados.

Más tarde, la oposición convocó nuevamente a sus huestes a manifestarse contra "la dictadura de Maduro" el sábado en todo el país y pidió que sean el doble de los que salieron el jueves a marchar para llenar una importante avenida de Caracas.

"Esta lucha está en una nueva etapa que no va a parar hasta que no logremos el cambio", dijo el vicepresidente del Congreso, Freddy Guevara.

La noche del jueves, al menos tres diputados denunciaron el asesinato de un joven luego de enfrentamientos con la Guardia Nacional a las afueras de la capital, en Los Altos Mirandinos.

"Otra madre que pierde a su hijo, lamento profundamente la pérdida de otro valioso joven en manos de la dictadura, Jairo Ortiz de 22 años", escribió la diputada opositora Olivia Lozano en su cuenta de Twitter.

Reuters no pudo confirmar independientemente el hecho, pero en redes sociales fotos de su cadáver tendido en el suelo se hacían virales.

"PLAN GOLPISTA"

En la antesala de la marcha, la circulación por las autopistas de acceso a Caracas fue restringida -con puntos de control instalados por las autoridades- y varias estaciones de Metro fueron cerradas.

La marcha fue una de las más grandes de los últimos meses, pero aún así estuvo lejos de las multitudinarias concentraciones del año pasado que exigían la realización de un referéndum revocatorio para acortar el mandato de Maduro.

Los seguidores del chavismo también se congregaron para manifestarse en contra de lo que consideran una injerencia de la Organización de Estados Americanos (OEA), que ha solicitado al Gobierno acciones para fortalecer la democracia.

En otras ciudades, como Maracaibo, y Puerto Ordaz, miles de venezolanos se movilizaron solicitando la convocatoria de elecciones generales adelantadas. En San Cristóbal, los uniformados también usaron gases para dispersar la congregación.

Más tarde, el vicepresidente El Aissami dio una rueda de prensa para denunciar el "plan golpista" de la oposición y mostró videos donde se ve a jóvenes con las caras tapadas atacando a las fuerzas de seguridad con piedras y palos.

"Lo que hoy sucedió se enmarca dentro de un plan, son acciones continuadas", dijo El Aissami asegurando que hasta la noche del jueves detuvieron a 30 personas por hechos violentos.

"El plan es derrocar al gobierno legítimo y constitucional. Por fortuna hemos neutralizado estas acciones que pretendían sembrar de violencia y crimen en las calles de Caracas. Ha triunfado la paz", agregó.

Venezuela atraviesa una grave crisis, con la inflación más alta del mundo, recesión económica y escasez por las que la oposición culpa a Maduro. Pero el mandatario de 54 años dice que son sus adversarios los responsables por llevar a cabo una "guerra económica" contra su gobierno socialista.

(Reporte adicional de Diego Oré, Deisy Buitrago, Andreína Aponte y Girish Gupta en Caracas, Anggy Polanco en San Cristóbal, María Ramírez en Ciudad Guayana, Mircely Guanipa en Punto Fijo e Isaac Urrutia en Maracaibo. Editado por Gabriela Donoso y Pablo Garibian)

Reuters

 Reuters internacional