Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un funcionario de seguridad sirio pasa junto a cristales rotos tras un atentado suicida en el Palacio de Justicia en Damasco. 15 marzo 2017. Fuerzas del gobierno sirio combatían a grupos armados rebeldes en la periferia de Damasco el domingo, después de que los insurgentes lanzaron un ataque desde el este de la fortificada capital, dijo un grupo que vigila la evolución del conflicto. REUTERS/Omar Sanadiki

(reuters_tickers)

Por Ellen Francis y Suleiman Al-Khalidi

BEIRUT (Reuters) - Rebeldes sirios lanzaron una gran ofensiva el domingo que les acercó al corazón de la Ciudad Vieja de Damasco, mientras que las fuerzas gubernamentales respondieron con intensos bombardeos de zonas bajo control rebelde.

La escalada del enfrentamiento, reporteada por testigos, la televisión estatal, fuentes rebeldes y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, un grupo que supervisa la marcha del conflicto desde Reino Unido, significó un intento de los rebeldes por aliviar la presión militar sobre áreas cercadas que controlan en el este de la capital.

El moderado Ejército de Siria Libre (FSA, por sus siglas en inglés) y grupos yihadistas estaban implicados en el asalto a los distritos de Jobar y Abbasiyin, a unos 2 kilómetros al este de las murallas de la Ciudad Vieja.

La televisión estatal siria dijo que el Ejército había repelido unos intentos de infiltración de los militantes, a los que bombardeó con artillería, provocándole fuertes pérdidas.

Testigos dijeron que el Ejército desplegó tanques en algunos vecindarios adyacentes y que se podía ver a las tropas patrullando a pie.

"Las calles están vacías y el Ejército ha enviado a decenas de tropas a las calles, y están siendo trasladados tanques. El sonido de morteros desde Jobar no han parado", dijo un residente del cercano distrito de Tijara, que pidió permanecer en el anonimato.

Otro testigo afirmó que la mayoría de las tiendas cerró en las zonas próximas a los combates, mientras la gente huía. Durante una emisión en vivo de la televisión estatal desde la plaza Abbasiyin, habitualmente bulliciosa pero que ahora parecía desierta, podían escucharse al fondo fuertes explosiones.

(Reporte de Ellen Francis en Beirut y Suleiman al Khalidi en Amán; reporte adicional de Kinda Makieh; editado en español por Gabriela Donoso y Carlos Serrano)

Reuters