Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Las familias iraquíes desplazadas huyen de enfrentamientos durante una batalla entre las fuerzas iraquíes y el Estado islámico en Mosul, Irak.21 de marzo 2017. Las fuerzas oficiales de Irak intentaban evacuar el martes a los civiles de la Ciudad Vieja de Mosul, que está bajo control de Estado Islámico, para que sus tropas puedan despejar finalmente la zona, pero francotiradores del grupo radical complicaban los esfuerzos del Ejército, dijeron funcionarios iraquíes. REUTERS/Youssef Boudlal

(reuters_tickers)

Por Patrick Markey

MOSUL, Irak (Reuters) - Las fuerzas oficiales de Irak intentaban evacuar el martes a los civiles de la Ciudad Vieja de Mosul, que está bajo control de Estado Islámico, para que sus tropas puedan despejar finalmente la zona, pero francotiradores del grupo radical complicaban los esfuerzos del Ejército, dijeron funcionarios iraquíes.

Según las autoridades, los insurgentes también estaban usando a civiles como escudos humanos mientras unidades del Gobierno avanzaban hacia la mezquita al-Nuri, foco de un reciente combate en la campaña que lleva cinco meses y busca desterrar a Estado Islámico de la ciudad que fuera capital de facto del califato autoproclamado por los extremistas.

Unos 600.000 civiles permanecen en el sector occidental de Mosul, lo que complica la batalla con artillería, ataques aéreos y combates terrestres. Miles de personas han huido de la zona en los últimos días, de un total de 355.000 que según datos oficiales fueron desplazadas desde que comenzó la ofensiva.

"Nuestras fuerzas ahora controlan alrededor del 60 por ciento del oeste" de la ciudad, dijo el portavoz del Ministerio de Defensa, el brigadier general Yahya Rasool, en una conferencia de prensa desde Mosul oriental. "Ahora estamos en la Ciudad Vieja, con sus calles estrechas, y es difícil (atacar) con los civiles adentro. Estamos intentando evacuarlos", agregó.

"Actualmente nos encontramos a unos pocos cientos de metros de la mezquita, estamos avanzando sobre al-Nuri. Sabemos que significa mucho para Daesh", dijo Rasool, usando el acrónimo árabe para referirse a Estado Islámico.

La captura de la mezquita sería un enorme trofeo simbólico además de una victoria estratégica para el Gobierno iraquí, ya que se trata del lugar desde el cual el líder de Estado Islámico Abu Bakr al—Baghdadi declaró el califato en julio del 2014 luego de que militantes tomaron control de parte de Irak y Siria.

Las fuerzas oficiales respaldadas por una coalición internacional liderada por Estados Unidos recapturaron varias ciudades el año pasado, liberaron el este de Mosul en diciembre, y ahora están cercando el área oeste de la emblemática ciudad, pero los insurgentes están ofreciendo una feroz resistencia.

Desde Washington, el primer ministro iraquí, Haider al-Abadi, dijo que había obtenido el lunes el compromiso de mayor respaldo en la guerra durante conversaciones con el presidente estadounidense, Donald Trump, quien le prometió que el apoyo "no sólo continuará sino que se acelerará".

(Reporte adicional de Ahmed Rasheed en Bagdad; Escrito por Angus MacSwan en Erbil; Editado en español por Ana Laura Mitidieri)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters