Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Militantes del Estado islámico se lanzaron el domingo al río Tigris en su intento de huir del campo de batalla en Mosul mientras las fuerzas iraquíes llegaban a la orilla del río, a punto de cantar victoria. En la foto, se ve humo tras un ataque aéreo en la Ciudad Vieja de Mosul el 9 de julio de 2017. REUTERS/Alaa Al-Marjani

(reuters_tickers)

MOSUL (Reuters) - Militantes del Estado islámico se lanzaron el domingo al río Tigris en su intento de huir del campo de batalla en Mosul mientras las fuerzas iraquíes llegaban a la orilla del río, a punto de cantar victoria.

Después de ocho meses de combates que han dejado parte de la ciudad en ruinas y han causado la muerte de miles de civiles y el desplazamiento de casi un millón de personas, fuentes oficiales iraquíes dijeron el domingo que casi han recuperado el control total de Mosul.

Los militantes del Estado islámico fueron expulsados ​​de casi toda la ciudad salvo un barrio pequeño en una parte de la Ciudad Vieja de Mosul junto al río Tigris.

Una nube de humo se elevó por encima de la Ciudad Vieja el domingo y los cadáveres de los combatientes del EI yacían estaban en las calles. Se oyeron ráfagas de disparos y se realizaron varios ataques aéreos.

El portavoz militar iraquí, el general de brigada Yahya Rasool, dijo a la televisión estatal que 30 militantes habían sido matados al intentar escapar nadando a través del Tigris.

Más tarde, Iraqiya News informó que el Servicio Contra el Terrorismo (CTS) había desplegado la bandera iraquí en la ribera del río Tigris en la Ciudad Vieja después de volver a tomar el área de Maydan y avanzar hacia el barrio de Qalayat.

El Estado islámico prometió el sábado "luchar hasta la muerte" en Mosul.

Los militantes, acorralados en un área cada vez más reducida de la ciudad, recurrieron a ataques con mujeres suicidas contra la evacuación de los civiles que estaban escondidos en la zona.

La batalla también ha causado muchas víctimas entre las fuerzas de seguridad iraquíes.

El gobierno iraquí no revela cifras de víctimas, pero según datos del Departamento de Defensa de Estados Unidos presentados en una petición de financiación, la CTS, que ha encabezado la lucha en Mosul, perdió el 40 por ciento de sus soldados.

Estados Unidos lidera una coalición internacional que respalda la campaña contra el Estado Islámico en Mosul mediante la realización de ataques aéreos contra los militantes y la asistencia a las tropas sobre el terreno.

Reuters