Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Federal police members carry their weapons during a battle with Islamic State militants in Mosul, Iraq March 28, 2017. Fuerzas especiales y policías iraquíes combatían el miércoles a militantes de Estado Islámico para acercarse a la mezquita de al-Nuri, en el oeste de Mosul, endureciendo su control alrededor del sitio clave en la batalla para recapturar a la segunda ciudad más grande de Irak, dijeron comandantes militares. REUTERS/Khalid al Mousily

(reuters_tickers)

Por Isabel Coles y John Davison

MOSUL (Reuters) - Fuerzas especiales y policías iraquíes combatían el miércoles a militantes de Estado Islámico para acercarse a la mezquita de al-Nuri, en el oeste de Mosul, endureciendo su control alrededor del sitio clave en la batalla para recapturar a la segunda ciudad más grande de Irak, dijeron comandantes militares.

Los enfrentamientos en lugares cerrados se concentran en la Ciudad Antigua que rodea a la mezquita, donde el líder de Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi, proclamó un califato hace casi tres años en un territorio controlado por el grupo en Irak y Siria.

Miles de residentes han huido de áreas bajo control de Estado Islámico dentro de Mosul, el mayor bastión remanente de los militantes en Siria. Pero decenas de miles aún están atrapados en las casas, en medio de enfrentamientos, bombardeos y ataques aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos.

"Fuerzas de la policía federal han impuesto el control total sobre el área de Qadheeb al-Ban y el estadio de al-Malab en el ala occidental de Mosul Antigua y están sitiando a militantes alrededor de la mezquita al-Nuri", dijo en un comunicado el jefe de la policía federal, teniente general Raed Shaker Jawdat.

Como la batalla está pasando a áreas más densamente pobladas del oeste de Mosul, aumenta el riesgo de víctimas civiles. Naciones Unidas dijo que varios cientos de civiles han muerto en el último mes y residentes aseguran que militantes de Estado Islámico los están usando como escudos humanos.

El comandante estadounidense de más alto rango en Irak admitió el martes que la coalición liderada por su país probablemente tuvo un papel en una explosión en Mosul que se cree que mató a decenas de civiles, pero afirmó que Estado Islámico también podría tener la culpa.

Mientras funcionarios investigan la explosión del 17 de marzo, el teniente general Stephen Townsend dijo que puede esperarse que aumenten las bajas civiles debido a que la guerra contra los insurgentes entró en su fase más letal en las estrechas calles de la Ciudad Antigua de Mosul.

Funcionarios locales y testigos dijeron que hasta 240 personas podrían haber muerto en el distrito de Al-Jadida cuando una enorme explosión provocó el desplome de un edificio, atrapando a familias entre los escombros. Rescatistas aún están retirando cuerpos del lugar.

(Escrito por Patrick Markey. Editado en español por Patricio Abusleme)

Reuters