Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Miembros de las fuerzas iraquíes y un miembro de la policía federal se reúnen junto a un tanque durante una batalla contra militantes del Estado islámico en el área de Bab al-Tob en Mosul, Irak. 14 de marzo 2017. Las fuerzas gubernamentales iraquíes mataron el martes al comandante de Estado Islámico en la Ciudad Vieja de Mosul, mientras la batalla por el último bastión de los militantes en Irak se centraba en un puente sobre el río Tigris. REUTERS/Ari Jalal

(reuters_tickers)

Por Patrick Markey y Abdelaziz Boumzar

MOSUL, Irak (Reuters) - Las fuerzas gubernamentales iraquíes mataron el martes al comandante de Estado Islámico en la Ciudad Vieja de Mosul, mientras la batalla por el último bastión de los militantes en Irak se centraba en un puente sobre el río Tigris.

Los combates se intensificaron el martes, tras las fuertes lluvias del día previo, y los civiles salían con frío y hambre de los vecindarios occidentales recapturados por el Gobierno, pero aliviados por haberse liberado del control yihadista.

Francotiradores del Estado Islámico ralentizaban el avance de las unidades de Respuesta Rápida del Ministerio del Interior en el Puente de Hierro que une el oeste y el este de Mosul, pero las fuerzas de elite seguían avanzando poco a poco, dijeron oficiales. Durante gran parte del día, las tropas estuvieron a 100 metros del puente.

Las fuerzas gubernamentales entraron también en varias zonas del oeste de Mosul, último reducto de los islamistas en la ciudad, que ha sido la capital de facto de su autodeclarado califato.

La policía federal mató al comandante militar de la Ciudad Vieja, Abu Abdul Rahman al-Ansary, durante las operaciones para limpiar el distrito de Bab al-Tob, indicó un oficial del cuerpo. Ante la retirada previa de Mosul de muchos líderes de Estado Islámico, la muerte de Ansary significó un revés para los militantes, que defienden su área menguante de control calle por calle y casa por casa.

La captura del Puente de Hierro implicaría que las fuerzas iraquíes tienen ya en su poder tres de los cinco puentes sobre el Tigris que hay en Mosul, todos ellos dañados por los militantes y los bombardeos aéreos liderados por Estados Unidos. Los dos que hay más al sur ya fueron recuperados.

"Seguimos moviéndonos hacia el Puente de Hierro. Estamos eliminando a los francotiradores escondidos en el edificio circundante, seguimos avanzando hacia el Puente de Hierro", comentó el general de brigada Mahdi Abbas Abdullah, de la fuerza de Respuesta Rápida, a Reuters.

Desde el comienzo de la ofensiva en octubre, las fuerzas iraquíes han retomado -con el apoyo de la coalición liderada por Estados Unidos- el este de Mosul y cerca del 30 por ciento del oeste de manos yihadistas, que son menos pero defienden con fiereza su último bastión en Irak.

(Reporte adicional de Ahmed Rasheed en Bagdad; escrito por Angus MacSwan en Erbil; editado en español por Carlos Serrano)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters