Reuters internacional

Miembros de las Fuerzas Democráticas de Siria (SDF, por sus siglas en inglés), en ruta a Raqqa, Siria, jun 6, 2017. Fuerzas sirias respaldadas por Estados Unidos que intentan expulsar a Estado Islámico de su bastión sirio en Raqqa capturaron una fortaleza en ruinas en el borde de la ciudad el miércoles y un funcionario de la coalición estadounidense afirmó que el ataque se acelerará. REUTERS/Rodi Said

(reuters_tickers)

Por Lisa Barrington

BEIRUT (Reuters) - Fuerzas sirias respaldadas por Estados Unidos que intentan expulsar a Estado Islámico de su bastión sirio en Raqqa capturaron una fortaleza en ruinas en el borde de la ciudad el miércoles y un funcionario de la coalición estadounidense afirmó que el ataque se acelerará.

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), respaldadas por Estados Unidos y que incluyen a milicias árabes y kurdas, declararon el martes el inicio de su ofensiva para capturar la ciudad del norte de Siria de manos de Estado Islámico, que invadió la localidad en 2014.

Con el desplazamiento de decenas de miles de personas por los enfrentamientos, un funcionario de la ONU advirtió de una situación humanitaria grave, con escasez de alimentos y combustibles. Las milicias YPG, que son parte de las FDS, pidieron ayuda humanitaria internacional.

"Estamos recibiendo informes de ataques aéreos en varias localidades en la ciudad de Raqqa", dijo a Reuters la funcionaria de ayuda humanitaria de la ONU Linda Tom vía telefónica desde Damasco.

El miércoles, las FDS se habían desplazado a las afueras al oeste de Raqqa e intentaban avanzar hacia un barrio del este de la ciudad. Bombardeos y ataques aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos alcanzaron blancos en los bordes de la ciudad, según un grupo de monitorización de la guerra y las milicias YPG.

Al oeste de Raqqa, las FDS liberaron la aldea de Hawi Hawa y capturaron las ruinas de la fortaleza de Harqalah, de más de mil años de antigüedad, dijo a Reuters el portavoz de las milicias YPG, Nouri Mahmoud, vía telefónica.

La ofensiva en Raqqa coincide con las etapas finales del ataque respaldado por Estados Unidos para recapturar la ciudad de Mosul, que es la capital de Estado Islámico en Irak.

Según Linda Tom, de la ONU, hay entre 50.000 y 100.000 personas atrapadas en Raqqa, mucho menos que su población antes del inicio de la guerra en Siria en 2011. Muchas personas han huido a campamentos en otros lugares del país.

El conflicto en Siria, que atraviesa por su séptimo año, ha dejado cientos de miles de muertos y desplazado a más de 11 millones de personas desde sus hogares.

(Reporte adicional de Ahmed Rasheed en Bagdad; escrito por Lisa Barrington. Editado en español por Patricio Abusleme)

Reuters

 Reuters internacional