Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de archivo de unos cultivos de coca en San Miguel, Colombia, ago 15, 2012. El Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC lanzaron el viernes un plan de sustitución de cultivos ilícitos que busca erradicar en un año 50.000 hectáreas de hoja de coca, la mitad de las detectadas en el país, como parte del acuerdo de paz que firmaron para poner fin al conflicto de más de medio siglo. REUTERS/Fredy Builes

(reuters_tickers)

Por Luis Jaime Acosta

BOGOTÁ (Reuters) - El Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC lanzaron el viernes un plan de sustitución de cultivos ilícitos que busca erradicar en un año 50.000 hectáreas de hoja de coca, la mitad de las detectadas en el país, como parte del acuerdo de paz que firmaron para poner fin al conflicto de más de medio siglo.

Colombia, que de acuerdo con Naciones Unidas tiene más de 96.000 hectáreas cultivadas con hoja de coca, destruyó manualmente 17.642 hectáreas el año pasado y confiscó una cifra récord de 378 toneladas de cocaína.

La siembra de hoja de coca creció un 39 por ciento en la última medición al cierre del 2015 como consecuencia de la decisión del Gobierno de suspender la fumigación aérea con el químico glifosato. Colombia es considerado como uno de los principales productores mundiales de cocaína con un potencial de 646 toneladas métricas anuales.

"La meta es sustituir aproximadamente 50.000 hectáreas de cultivos de uso ilícito durante el primer año de su implementación en más de 40 municipios de los departamentos más afectados", dijo un comunicado conjunto del Gobierno y las Fueras Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El alto consejero para el postconflicto, Rafael Pardo, reveló que el programa tendrá una inversión inicial de 340 millones de dólares, que se financiará con recursos del Gobierno y beneficiará a 50.000 familias.

Los productos que se sembrarán en reemplazo de los cocales serán principalmente cacao y frutales, aunque también se impulsarán programas de piscicultura, precisó Pardo.

La sustitución voluntaria de cultivos ilícitos fue uno de los temas que pactaron el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las FARC en el acuerdo que firmaron en noviembre del 2016 para acabar la confrontación que ha dejado 220.000 muertos y millones de desplazados.

En el narcotráfico están involucrados bandas criminales, la guerrilla izquierdista y carteles de las drogas, por lo que Pardo advirtió que "el gobierno no ha renunciado a la erradicación forzosa de cultivos".

(Reporte de Luis Jaime Acosta. Editado por Javier Leira)

Reuters