Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Pablo Beltrán, representante de la delegación del Ejército de Liberación Nacional (ELN) (izquierda), habla junto al representante de Colombia, Juan Camilo Restrepo (segundo a la izquierda), y al ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, Guillaume Long, durante el inicio de las negociaciones de paz entre el gobierno de Colombia y la guerrilla del ELN en Sangolqui, Ecuador. 7 de febrero, 2017. El Gobierno de Colombia y la segunda fuerza guerrillera del país, el Ejército de Liberación Nacional, comenzaron oficialmente el martes en Ecuador una negociación con la que buscan alcanzar un acuerdo de paz que ponga fin al conflicto armado más antiguo de América Latina. REUTERS/Alberto Suarez SOLO DISPONIBLE PARA USO EDITORIAL. NO DISPONIBLE PARA REVENTA. NO DISPONIBLE PARA ARCHIVO.

(reuters_tickers)

QUITO (Reuters) - El Gobierno de Colombia y la segunda fuerza guerrillera del país, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), comenzaron oficialmente el martes en Ecuador una negociación con la que buscan alcanzar un acuerdo de paz que ponga fin al conflicto armado más antiguo de América Latina.

El presidente Juan Manuel Santos firmó en noviembre un acuerdo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el grupo rebelde más grande del país, pero para conseguir una paz completa con la insurgencia el mandatario busca una solución política con el ELN a través del diálogo.

"La paz es para todos los colombianos; es la paz de la región, y una luz de esperanza para el resto de la humanidad", dijo Juan Camilo Restrepo, jefe del equipo negociador del Gobierno colombiano.

"Las nuevas generaciones, las víctimas del conflicto y el mundo entero están esperando que tengamos la sabiduría y la grandeza de superar esta guerra inútil", agregó en el inicio de las conversaciones a las afueras de Quito.

Como parte de los acuerdos previos para comenzar la negociación el Gobierno indultó a dos guerrilleros encarcelados y el grupo rebelde liberó a un político y a un militar.

El ELN, que cuenta con unos 2.000 combatientes, ha sido acusado de secuestros, asesinatos y ataques a la infraestructura petrolera y energética del país, además de extorsiones a multinacionales petroleras y mineras.

"Por fortuna, hoy en Colombia estamos intentando desarrollar una salida política al conflicto", declaró por su parte Pablo Beltrán, el máximo líder negociador del ELN, considerado como una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea.

Santos y el ELN acordaron un diálogo formal después de más de tres años de contactos en los que concertaron los temas de la agenda de negociación y la logística. Sin embargo, el diálogo se retrasó ante la negativa de esa guerrilla de suspender los secuestros y los ataques a la infraestructura, como exigía el Gobierno.

El diálogo con el ELN comenzará mientras Santos intenta implementar el acuerdo de paz que firmó con las FARC, conformadas por unos 6.000 combatientes que se disponen a dejar las armas para formar un partido político.

El ELN, que surgió en 1964 inspirado en la revolución cubana con el apoyo de sacerdotes católicos radicales, mantuvo conversaciones con el gobierno colombiano entre el 2002 y 2007, pero no prosperaron.

Santos, quien asumió la presidencia en 2010, ha apostado todo su capital político a lograr la paz para acabar un conflicto de más de 52 años que ha dejado 220.000 muertos y millones de desplazados. Los esfuerzos del mandatario, un economista de 65 años, fueron reconocidos en 2016 con el Premio Nobel de la Paz.

(Reporte de Alexandra Valencia en Quito y Luis Jaime Acosta en Bogotá; Editado por Ricardo Figueroa)

Reuters