Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Familiares y amigos de John Jezreel David, de 21 años, que murió en una operación antidrogas de la policía, llevan su féretro durante su funeral en un cementerio de Manila, Filipinas. 1 febrero 2017. El Gobierno de Filipinas criticó el domingo a los obispos católicos por estar "fuera de contacto" después de que usaron sus sermones dominicales para criticar la guerra contra las drogas, que en su opinión ha creado un "reino del terror" para los pobres. REUTERS/Romeo Ranoco

(reuters_tickers)

Por Manuel Mogato y Clare Baldwin

MANILA (Reuters) - El Gobierno de Filipinas criticó el domingo a los obispos católicos por estar "fuera de contacto" después de que usaron sus sermones dominicales para criticar la guerra contra las drogas, que en su opinión ha creado un "reino del terror" para los pobres.

El portavoz presidencial, Ernesto Abella, dijo que los miembros de la Conferencia Episcopal de Filipinas (CBCP, por sus siglas en inglés) dramatizaron la campaña del presidente, Rodrigo Duterte, y que en lugar de criticar deberían contribuir al "reino de la paz" que siente ahora la gente inocente.

La Iglesia Católica alzó su voz contra el sufrimiento generado por la matanza y aseguró que matar gente no es la forma de lucha contra las drogas. [ID:nL1N1FP0AF]

Abella, un ex pastor, dijo que la guerra contra las drogas ha hecho más seguro al país, "lejos del 'terror' que los obispos retratan de forma bastante dramática".

"Los funcionarios de la CBCP parecen estar fuera de contacto con los sentimientos de los fieles, que apoyan de forma abrumadora los cambios en Filipinas", afirmó Abella en un comunicado.

Más de 7.600 personas han muerto desde que Duterte lanzó su campaña antidrogas siete meses atrás, 2.500 de ellas en las operaciones policiales. Tanto el Gobierno como la policía niegan de forma rotunda la existencia de ejecuciones extrajudiciales.

En un discurso en la noche del domingo, Duterte despreció la carta de los obispos y dijo que no detendrá la campaña.

"Ustedes católicos, si creen en sus sacerdotes y obispos, quédense con ellos. Si quieren ir al cielo, entonces vayan con ellos", afirmó. "Ahora, si quieren acabar con las drogas (...) iré al infierno, vengan y únanse a mí".

(Reporte adicional de Ronn Bautista y Karen Lema; escrito por Martin Petty; editado en español por Carlos Serrano)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters