Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela, Maikel Moreno (centro), habla durante una conferencia de prensa en Caracas, conjuntamente con la primera vicepresidenta del TSJ, Indira Alfonzo (izquierda), y el segundo vicepresidente del TSJ, Juan Mendoza, Venezuela, 27 de marzo de 2017. REUTERS/Marco Bello

(reuters_tickers)

Por Diego Oré

CARACAS (Reuters) - El Gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, solicitó la suspensión de una sesión de la Organización de Estados Americanos (OEA) convocada para el martes en la que se discutiría la crisis política y económica que enfrenta la nación petrolera.

A solicitud de 18 países, el Consejo Permanente de la OEA convocó a la reunión para "considerar la situación" de Venezuela, luego de que el secretario general exigiera elecciones y la liberación de presos políticos para evitar su suspensión del organismo.

"La República Bolivariana de Venezuela se ha dirigido al presidente del Consejo Permanente para solicitar la suspensión de la sesión convocada (...) sin contar con el consentimiento debido del Gobierno venezolano, tal como está contemplado en las normas", dijo el lunes la cancillería venezolana en un comunicado.

"Hay un curso de acoso contra Venezuela dirigido por los Estados Unidos de Norteamérica a través del ocupante de la Secretaría General de la OEA, Luis Almagro, y un grupo de países que ha conformado una facción minoritaria y ha fomentado un ambiente internacional pernicioso sobre Venezuela", agregó.

La semana pasada, 14 países de la OEA, incluyendo Estados Unidos y Canadá, expresaron su preocupación por la situación que atraviesa Venezuela y exhortaron a la liberación urgente de los presos políticos y a que se reconozca la legitimidad de las decisiones del Congreso, dominado por la oposición.

Sin embargo, aseguraron que antes de suspender a Venezuela del organismo hemisférico más longevo de la región, como propuso Almagro, es necesario agotar todas las vías diplomáticas.

REMOCIÓN DE ALMAGRO

El presidente del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, Maikel Moreno, rechazó la "injerencia" de Almagro y solicitó al Ejecutivo que considere la posibilidad de proponer la remoción del uruguayo de su cargo en la OEA "dada la reiterada agresión contra Venezuela y sus instituciones".

Más tarde, en un acto con empresarios, Maduro no hizo comentarios sobre la sesión de la OEA del martes, ni de la sesión extraordinaria del Consejo Permanente que se celebró el lunes. Sólo se refirió a Almagro como "payaso" y "basura sideral".

"No me quita el sueño ni me perturba un segundo las estupideces de Almagro en la OEA", dijo el mandatario la noche del lunes en la clausura de un evento denominado "Expo Venezuela potencia 2017", al que asistieron empresarios.

La oposición acusa a Maduro de ser el principal responsable de la crisis en Venezuela -que sufre la inflación más alta del mundo, recesión económica y escasez de bienes-, pero el mandatario asegura que los culpables del descalabro económico son los bajos precios del crudo y sus adversarios, que, con apoyo externo, libran una "guerra económica" contra el país.

Para que Venezuela quede suspendida del organismo, dos tercios de las 34 naciones que integran la OEA deben votar a favor de la medida.

Cuando un país es suspendido del seno de la OEA -el último caso fue Honduras en el 2009-, se enfrenta al aislamiento no sólo político, sino también económico a través de financiamiento de organismos multilaterales, entre otros mecanismos.

El Gobierno de Maduro ha recibido la simpatía de gran parte de los países del Caribe y Centroamérica a los que apoya con envíos de crudo en condiciones preferenciales. Además, aliados como Ecuador y Bolivia no han dudado en darle su respaldo.

(Reporte adicional de Eyanir Chinea y Deisy Buitrago. Editado por Gabriela Donoso y Silene Ramírez)

Reuters