Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En la foto de archivo, el director ejecutivo de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), Anthony Romero, durante una conferencia de prensa en Washington. La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) está lanzando lo que considera el primer esfuerzo de movilización de bases en sus casi 100 años de historia, mientras busca aprovechar un fuerte ímpetu entre los activistas de izquierda desde las elecciones de noviembre que llevaron a la Casa Blanca al republicano Donald Trump. REUTERS/Jonathan Ernst

(reuters_tickers)

Por Joseph Ax

NUEVA YORK (Reuters) - La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) está lanzando lo que considera el primer esfuerzo de movilización de bases en sus casi 100 años de historia, mientras busca aprovechar un fuerte ímpetu entre los activistas de izquierda desde las elecciones de noviembre que llevaron a la Casa Blanca al republicano Donald Trump.

La campaña, conocida como "PeoplePower", comenzaba el sábado con un evento en Miami que busca un "entrenamiento en resistencia" y que se transmitirá en vivo en más de 2.300 reuniones locales en todo el país.

La iniciativa se centrará en la libertad de expresión, los derechos reproductivos y la inmigración e incluirá presentaciones de expertos legales y del director ejecutivo de la ACLU, Anthony Romero, entre otros.

La membresía en la organización de derechos civiles, fundada en 1920, se ha triplicado a más de 1 millón de personas desde la elección de Trump, dice el grupo.

Si bien los activistas han marchado en las calles, se han manifestado en aeropuertos y se han enfrentado a los legisladores estadounidenses con regularidad desde las elecciones, grupos progresistas como MoveOn y el recién formado Indivisible han buscado formas de traducir esa frustración en acciones a nivel local.

Esa es la idea detrás de "PeoplePower", que representa un importante cambio estratégico para una organización que tradicionalmente se ha centrado en los litigios en tribunales, dijo Romero en una entrevista telefónica con Reuters. Aproximadamente 135.000 personas se han inscrito en la campaña.

"Antes, nuestra membresía era principalmente gente mayor y era mucho más pequeña", dijo. "Nuestros miembros podrían darnos dinero para que podamos presentar los casos y hacer la defensa. Lo que está claro con la elección de Trump es que nuestros nuevos miembros están comprometidos y quieren desplegarse", añadió.

Las tácticas sugeridas para lograr una amplia movilización, como el uso de mensajes de texto, reflejarán algunas de las ideas empleadas por la campaña presidencial del senador estadounidense Bernie Sanders, quien luchó sorpresivamente mano a mano con Hillary Clinton por la nominación demócrata.

"Es completamente sin precedentes", dijo Romero de la respuesta de activistas desde la victoria de Trump. "La gente está muy despierta en estos momentos y lo ha estado desde la noche de las elecciones", agregó.

(Editado en español por Rodrigo Charme)

Reuters