Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

IMAGEN DE ARCHIVO: El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, en Bruselas, Bélgica. 5 de diciembre 2016.El grupo militante griego Conspiración de las Células de Fuego reivindicó la responsabilidad de un paquete bomba enviado por correo al ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, dijo la policía el jueves. REUTERS/Francois Lenoir/File Photo

(reuters_tickers)

Por George Georgiopoulos

ATENAS (Reuters) - El grupo militante griego Conspiración de las Células de Fuego reivindicó la responsabilidad de un paquete bomba enviado por correo al ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, dijo la policía el jueves.

El paquete fue enviado a Schäuble desde una oficina de correos de Atenas pero fue interceptado por funcionarios del Ministerio de Finanzas alemán.

El grupo ha reivindicado previamente la responsabilidad de una ola de paquetes bomba enviados a embajadas extranjeras en Atenas en 2010.

"Aún tenemos rabia. Enviamos el paquete al ministro de Finanzas de Alemania como parte de un segundo acto del Plan Némesis", dijo el grupo en un comunicado publicado en internet, sin especificar qué es este plan. "Nada ha acabado, todo continúa", añadió.

La policía considera que la reivindicación es creíble.

Schäuble no es popular en Grecia, donde es percibido como un defensor de las medidas de austeridad durante la larga crisis financiera del país.

Conspiración de las Células de Fuego, uno de tantos grupos violentos antisistema de Grecia, se especializó inicialmente en ataques pirómanos, pero dio un giro hacia las bombas en mayo de 2009. En 2011, seis de sus miembros fueron enviados a prisión con sentencias de entre 11 y 37 años.

El grupo ha adquirido notoriedad desde la crisis económica que sacudió a Grecia y ha sido acusado por la policía de llevar a cabo 150 actos criminales desde 2009. Sus bombas habitualmente contienen pequeñas cantidades de explosivos empaquetados en ollas a presión o envases similares.

(Editado en español por María Vega Paúl y Rodrigo Charme)

Reuters