Por Tibisay Romero

VALENCIA, Venezuela (Reuters) - El líder opositor de Venezuela Juan Guaidó anunció el sábado el inicio de una gira por el país que busca sumar fuerzas para "reclamar" el palacio presidencial, tras haberse proclamado presidente encargado y lograr el reconocimiento de decenas de naciones.

En la ciudad industrial de Valencia, a unos 170 kilómetros al oeste de Caracas, Guaidó dijo que la movilización por el país bautizada "Operación Libertad" será una nueva etapa en la lucha por conseguir la salida del presidente Nicolás Maduro del poder, a quien el Congreso opositor y gobiernos del mundo desconocen después de que ganó su reelección en cuestionados comicios.

El líder opositor y jefe del parlamento, quien invocando a la Constitución se declaró presidente interino, dijo estar resuelto a buscar en todas las regiones de la nación el apoyo definitivo para ocupar Miraflores, el palacio de gobierno.

"Muy pronto entonces, cuando hayamos recorrido y organizado cada rincón (...) vamos a ir a Miraflores a reclamar lo que es del pueblo de Venezuela, vamos a ir juntos", dijo Guaidó a miles de seguidores que lo acompañaban en una avenida de Valencia.

"Hay cosas que no se piden, hay cosas que se hacen (...) Cuando tengamos el burro amarrado, no tengan duda que con responsabilidad lo vamos a arrear con fuerza para la libertad de nuestro país", agregó el líder político.

El gobierno socialista asegura que Guaidó es un títere de la administración estadounidense de Donald Trump, a quien acusa de querer apropiarse de la riqueza petrolera venezolana, y que su presidencia interina carece de todo soporte legal.

Mientras Guaidó recorría algunos barrios de Valencia, fue a una misa y visitó un mercado local, Diosdado Cabello, el vicepresidente del partido gobernante, dijo durante una marcha oficialista que la oposición "no volverá más nunca a entrar al palacio del pueblo revolucionario".

El fiscal general leal a Maduro acusó a Guaidó esta semana de estar implicado en un apagón nacional que se prolongó por cinco días y pidió al máximo tribunal del país lo investigue.

Pero especialistas aseguran que la emergencia eléctrica se desató porque la infraestructura recibe poco mantenimiento desde hace años. Algunas zonas del país sufrieron saqueos ante la escasez de agua y comida que trajo la suspensión del suministro.

En su discurso, el líder opositor pidió a sus simpatizantes convencer a empleados públicos y militares de darle al espalda a Maduro y apoyar un gobierno de transición que llame a elecciones libres en el país para resolver la agobiante crisis política.

Desde la Asamblea Nacional han ofrecido garantías jurídicas y amnistías para minar el apoyo de las Fuerzas Armadas a Maduro, que además de la cúpula militar, también controla a casi todas las instituciones del Estado.

"Tengo la certeza de que vamos a salir adelante", dijo Isarai Torres, una peluquera de 60 años tras escuchar a Guaidó bajo un inclemente sol. "Mi vida en este momento es un viacrucis, nunca tenemos agua, siempre se nos va la luz y hay que hacer colas para la comida. No nos merecemos esto".

(Con reporte adicional de Luc Cohen en Caracas. Escrito por Corina Pons y editado por Pablo Garibian)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes