Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de archivo de Pablo Beltrán, representante de la delegación del Ejército de Liberación Nacional (ELN), durante una rueda de prensa en Quito. 30 de junio de 2017. REUTERS/Daniel Tapia

(reuters_tickers)

BOGOTÁ (Reuters) - La segunda fuerza guerrillera de Colombia, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), planteó el martes al Gobierno que se acuerde un cese bilateral al fuego por tres meses para generar confianza y fortalecer la negociación de paz con la que se busca acabar por completo con el viejo conflicto armado.

El Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y el ELN iniciaron en febrero una negociación de paz en Ecuador, con la que se busca el fin total de la confrontación de más de medio siglo que ha dejado 220.000 muertos y millones de desplazados.

Las partes reiniciaron el lunes en Quito el diálogo de paz y buscan avanzar hacia un cese bilateral que sería clave para el futuro de la negociación y la firma de un acuerdo.

"Este sería un cese bilateral al fuego de inicio, no es el fin del conflicto, por lo tanto su carácter es temporal con la posibilidad de que pueda ser prorrogable para que se pueda generar confianza", dijo a periodistas en Quito Bernardo Téllez, miembro del equipo negociador del ELN.

"La idea es que ese cese temporal arranque con un tiempo de tres meses y se realicen acciones que alivien de manera humanitaria principalmente a la población civil que ambas partes en el conflicto afectamos", explicó.

Santos ha exigido en el pasado al ELN suspender los secuestros, las hostilidades contra los civiles y los ataques contra la infraestructura petrolera para avanzar hacia un pacto bilateral del fuego, pero esta guerrilla rechazó la petición.

El ELN -acusado de secuestros, asesinatos, ataques a la infraestructura económica del país, así como de extorsiones a multinacionales petroleras y mineras- cuenta con unos 2.000 combatientes y surgió en 1964 inspirado en la revolución cubana con el apoyo de sacerdotes católicos radicales.

Santos, quien asumió la presidencia en el 2010, ha apostado su capital político para lograr la paz y acabar con el conflicto armado. Los esfuerzos del mandatario fueron reconocidos con el Premio Nobel de la Paz.

(Reporte de Luis Jaime Acosta)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Reuters