Reuters internacional

SAN SALVADOR, 4 mayo (Reuters) - Los homicidios en El Salvador disminuyeron un 52,5 por ciento interanual en los cuatro primeros meses de 2017, marcando un mínimo de tres años después de 12 meses de descensos que el Gobierno atribuye a sus "medidas extraordinarias" de seguridad.

Entre enero y abril se registraron 1.133 asesinatos frente a los 2.387 del mismo período del año anterior, dijo el ministro de Seguridad, Mauricio Ramírez, en un acto. Con 291 homicidios, abril fue el mes menos mortífero en dos años y medio.

La cifra supone el mejor arranque de año desde 2013, cuando el gobierno y las pandillas o "maras" mantenían una suerte de tregua cuyo fin disparó los crímenes en el país hasta marcar un récord nacional en 2015, con cifras de muertos no vistas desde los años de la cruenta guerra civil entre 1980 y 1992.

Ante la oleada criminal, el gobierno del izquierdista Salvador Sánchez Cerén implementó en abril del año pasado una batería de medidas contra las "maras", incluyendo el despliegue de militares en las calles, más presión a sus estructuras financieras y mayor control de sus líderes en prisión.

Pese a ello, el país sigue siendo uno de los más violentos del mundo con una tasa de 81,7 homicidios por cada 100.000 habitantes en 2016, mientras la amenaza del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de deportar a miles de pandilleros podría poner más presión sobre las fuerzas de seguridad.

El fiscal general, Douglas Meléndez, dijo en otro evento que algunos pandilleros recientemente deportados desde Estados Unidos habían creado "clicas", pequeños grupos criminales que se integran en las grandes pandillas, y que les había puesto nombres de ciudades estadounidenses.

Meléndez aseguró que está compartiendo información con sus pares estadounidenses, mientras el gobierno salvadoreño propuso esta semana crear un registro con las personas deportadas desde Estados Unidos que tengan antecedentes para evitar que ingresen a las "maras".

Las autoridades de Seguridad también informaron de una importante escisión en la Mara Salvatrucha (MS-13) debido a un conflicto entre sus miembros sobre el reparto de los ingresos que obtienen con la extorsión, el narcomenudeo y el robo.

Surgidas en la ciudad estadounidense de Los Ángeles, la Mara Salvatrucha y su rival, Barrio 18, cuentan solo en El Salvador con unos 60.000 pandilleros. Aunque tienen presencia por toda Centroamérica, Estados Unidos y partes de Europa, cada grupo dentro de las pandillas opera de forma autónoma.

(Reporte de Nelson Rentería, editado por Enrique Andrés Pretel)

Reuters

 Reuters internacional