Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La tormenta tropical Harvey se acerca a la costa texana del Golfo de México en esta imagen del satélite NOAA GOES East tomada a las 1407 GMT del 24 agosto de 2017. NOAA/Handout via Reuters

(reuters_tickers)

(Reuters) - El huracán Harvey cobró fuerza el viernes y amenaza con ser la tormenta más poderosa que golpee al territorio continental de Estados Unidos en 12 años, en un curso que podría llevarla al corazón de la industria de refinación de crudo de ese país.

Harvey tocará tierra, posiblemente como un huracán de Categoría 3, a última hora del viernes o en las primeras del sábado en la costa central de Texas, donde Corpus Christi y Houston albergan algunas de las refinerías más grandes del país. Las operaciones de gas y petróleo ya se han visto interrumpidas y el precio de la gasolina se disparó.

"Ahora es el momento de esconderse urgentemente del viento. No refugiarse adecuadamente puede resultar en lesiones graves, pérdidas des vida o un sufrimiento humano inmenso", advirtió el Servicio Meteorológico Nacional.

Harvey se fortaleció a un huracán de Categoría 2 con vientos de 177 kilómetros por hora mientras avanza hacia el noroeste a unos 233 kilómetros de Port O'Connor, en Texas, dijo el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

Hasta 97 centímetros de lluvia caerían sobre partes de Texas con vientos de unos 201 kph y el nivel del mar podría subir hasta 3,7 metros. Las autoridades emitieron advertencias de inundaciones para el estado de Luisiana y el norte de México.

"Inundaciones mortales y devastadoras se esperan cerca de la costa debido a las fuertes lluvias y el oleaje de tormenta", dijo el CNH.

La amenaza de Harvey generó evacuaciones y la cancelación del primer día de escuela en comunidades junto a la costa del sur de Texas, que alberga a 5,8 millones de personas desde Corpus Christi a Galveston. También obligó a la cancelación o retraso de al menos 40 vuelos desde y hacia los importantes más grandes de Texas el viernes, según Flightaware.com.

El jueves, compañías de energía cerraron refinerías costeras, retiraron a trabajadores de sus plataformas de crudo mar adentro en el Golfo de México y detuvieron la perforación en tierra en el sur de Texas.

(Reporte de Brendan O'Brien en Milwaukee y Brian Thevenot en Corpus Christi. Editado en español por Carlos Aliaga/Patricia Avila)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Reuters