Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Policías realizando patrullas durante el paso del huracán Irma por San Juan, sep 6, 2017. REUTERS/Alvin Baez

(reuters_tickers)

Por Scott Malone

SAN JUAN, Puerto Rico (Reuters) - El huracán Irma, una de las tormentas más poderosas que ha azotado al Atlántico en un siglo, dejó atrás a Puerto Rico el miércoles tras golpear a varias islas más pequeñas del Caribe con una combinación catastrófica de fuertes vientos, oleaje y lluvia que dejó al menos cuatro muertos.

Irma ha sido descrita por meteorólogos como un huracán "potencialmente catastrófico" de categoría 5, la máxima de la escala Saffir-Simpson de intensidad de huracanes, y va en un curso de colisión hacia el estado de Florida.

La nación de dos islas de Antigua y Barbuda fue especialmente golpeada. La isla más septentrional, Barbuda, que alberga a unas 1.800 personas, fue "totalmente destruida" y el 90 por ciento de las viviendas allí fueron destrozadas, dijo el primer ministro Gaston Browne, según transmisiones locales de televisión.

Browne dijo que se confirmó la muerte de una persona en Barbuda. En Barbados se reportó una segunda víctima fatal relacionada con la tormenta, un surfista, y el Gobierno francés dijo que por lo menos dos personas fallecieron en las islas caribeñas de San Martín y San Bartolomé.

Irma, con vientos sostenidos de 300 kilómetros por hora (kph), llegaría a Florida el sábado o el domingo, convirtiéndose en el segundo gran huracán que golpea al territorio continental de Estados Unidos en igual cantidad de semanas.

Aunque la intensidad de Irma podía fluctuar, y su curso preciso es incierto, se espera que por lo menos siga siendo una tormenta categoría 4 antes de llegar a Florida.

Otros dos huracanes se formaron el miércoles. Katia en el Golfo de México no representa una amenaza para Estados Unidos, según meteorólogos, pero el huracán José en el Atlántico abierto, a 1.610 kilómetros al este de las islas Antillas Menores del Caribe, podría amenazar a ese país.

La actividad severa de tormentas viene después que el huracán Harvey causó la muerte de más de 60 personas y generó daños por unos 180.000 millones de dólares tras azotar Texas y Luisiana a fines del mes pasado.

Funcionarios de manejo de emergencias de Florida comenzaron las evacuaciones días antes de la llegada de Irma, y ordenaron a todos los turistas que abandonen los Cayos de Florida, un archipiélago turístico en el extremo sur del estado.

La evacuación de los residentes de los Cayos debía comenzar el miércoles por la noche.

"LA MÁS GRANDE"

Ed Rappaport, director interino del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, con sede en Miami, entrevistado en la estación local WFOR-TV, calificó a Irma como una "tormenta que se ve una vez cada generación", y agregó que para el sur de Florida "para nosotros esta es la más grande".

En Cuba, a sólo 145 kilómetros al sur de los Cayos de Florida, las autoridades publicaron una alerta de huracán para las regiones central y oriental de la isla, mientras que los residentes de La Habana, la capital, fueron vistos esperando en filas para abastecerse de alimentos, agua y gasolina.

El ojo de Irma estaba pasando justo al norte de Puerto Rico el miércoles en la noche, y azotaba a la capital del Estado libre asociado, San Juan, con fuertes aguaceros y vientos que arrojaban ramas de árboles sobre las carreteras.

"Los vientos que estamos experimentando ahora no se parecen a algo que hayamos experimentado previamente", dijo el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rossello, a la cadena CNN. "Esperamos muchos daños, tal vez no tanto como se vio en Barbuda", agregó.

(Reporte adicional de Bernie Woodall en Fort Lauderdale, Florida, Brendan O'Brien en Milwaukee, Jeff Mason, Ian Simpson y Susan Heavey en Washington; Escrito por Ian Simpson y Steve Gorman. Editado en español por Patricio Abusleme y Marion Giraldo)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Reuters