Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Filomeno Romero, de 52 años, refuerza su casa rodante antes de la llegada del huracán Irma, Apopka, EEUU, 8 septiembre 2017. REUTERS/Dan Trotta

(reuters_tickers)

Por Daniel Trotta

APOPKA, EEUU (Reuters) - De cara a la llegada del huracán Irma al centro de Florida, Carmen Nova, residente de Apopka, debe tomar una decisión.

Nova es una inmigrante mexicana que vive como indocumentada en Estados Unidos y sabe que su casa rodante corre riesgo por la tormenta. Pero la mujer de 30 años y madre de tres hijos está al tanto de que buscar protección representa sus propios riesgos.

En momentos de un mayor descontento público con la inmigración ilegal, los indocumentados como Nova temen presentarse ante las autoridades, incluso si es para buscar refugio ante la llegada de un huracán. [nL2N1LQ0BE]

"Hay una tormenta interna, hay una tormenta externa y hay una tormenta política, y todas afectan a esta comunidad", dijo la hermana Ann Kendrick, una monja católica, organizadora comunitaria y defensora de los derechos de los inmigrantes.

"Ellos están siendo machacados", acusó Kendrick, quien ha trabajado duro de cara a la llegada del huracán para convencer a los inmigrantes indocumentados de que es más seguro refugiarse que permanecer en casas frágiles.

Los temores de los inmigrantes en el área fueron exacerbados en los últimos días, después de que el alguacil del Condado Polk prometió revisar los antecedentes criminales de quienes busquen refugio.

Aunque el comunicado no se refirió a la situación migratoria y funcionarios posteriormente aclararon que los inmigrantes que estén ilegalmente en el país no serían perseguidos, la advertencia resonó en las comunidades de indocumentados.

Cerca de 50 personas, incluidas varias familias de indocumentados, esperaban en línea afuera de un refugio en una secundaria de Apopka cuando abrió a las puertas a las 9 de la mañana del sábado, dijo Kendrick.

Nova, quien limpia casas por 15 dólares la hora mientras su marido trabaja como jardinero por 12 dólares la hora, estaba entre quienes decidieron buscar refugio, afirmando que pondría su destino en las manos de Dios.

"Si piden papeles, no los tengo", dijo Nova desde su casa rodante con las ventanas tapadas mientras preparaba a su familia para acudir al refugio. "Las autoridades harán lo que tengan que hacer. No voy a vivir con miedo".

(Reporte de Daniel Trotta; Editado en Español por Ricardo Figueroa)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters