Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Varias personas hacen fila con sus equipajes en el Aeropuerto Internacional de Erbil, Irak. 27 septiembre 2017. REUTERS/Azad Lashkari

(reuters_tickers)

Por Ahmed Rasheed y Raya Jalabi

BAGDAD/ERBIL (Reuters) - El Gobierno de Irak incrementó la presión sobre los kurdos, exigiéndoles que anulen su abrumadora votación por la independencia, mientras que el Parlamento instó a enviar tropas para tomar el control de los vitales campos de petróleo que están en poder de las fuerzas kurdas.

Intensificando los intentos de aislar a la región autónoma kurda en el norte de Irak, que apoyó el lunes la secesión en un referendo que enfureció a los países vecinos, el Gobierno exigió que los gobiernos extranjeros cierren sus misiones diplomáticas en la capital kurda, Erbil.

Resultados finales difundidos el miércoles mostraron que casi el 93 por ciento votó a favor de la independencia y poco más de un 7 por ciento en contra. Unos 3,3 millones de personas, el 72 por ciento de los votantes habilitados, participaron del referendo del lunes, según la comisión electoral.

Los resultados han causado descontento en Bagdad, donde el parlamento, en una sesión boicoteada por los legisladores kurdos, pidió al primer ministro Haider al-Abadi que envíe tropas a la región de Kirkuk -controlada por los kurdos- para que tomen control de sus campos petroleros.

Las milicias kurdas Peshmerga tomaron Kirkuk, una región multiétnica, en el 2014, cuando el ejército iraquí la abandonó ante el avance de Estado Islámico. Los kurdos evitaron que los enormes recursos petroleros de Kirkuk cayeran en manos de EI.

Irán y Turquía también se oponen a cualquier avance que lleve a la secesión kurda y sus ejércitos iniciaron en los últimos días ejercicios conjuntos cerca de sus fronteras con el Kurdistán iraquí. Irak y Turquía también han realizado ejercicios militares conjuntos.

Las aerolíneas extranjeras comenzaron a interrumpir sus vuelos a los aeropuertos kurdos después de que la Autoridad de Aviación Civil de Irak dijera que los vuelos internacionales a Erbil y Solimania serían suspendidos en las próximas horas.

Las autoridades kurdas rechazaron las exigencias del Gobierno iraquí de que se anule el referendo como condición para iniciar un diálogo, y de que entreguen el control de sus aeropuertos internacionales.

Turquía, que ha amenazado con imponer sanciones a los kurdos, dijo que su frontera con el norte de Irak continúa abierta, aunque puede que esto cambie.

Hogar de la mayor población kurda de la región, Turquía lleva tres décadas combatiendo un movimiento insurgente en el sudeste de su territorio, mayormente kurdo, y teme que el referendo avive los ideales separatistas.

El presidente de Turquía, Tayyip Erdogan, y su par ruso, Vladimir Putin, que han subrayado la necesidad de que las fronteras iraquíes permanezcan sin cambios, se reunirán el jueves en Ankara.

(Reporte de Raya Jalabi en Erbil y Sarah Dadouch en Beirut, escrito por Maher Chmaytelli; editado en español por Rodrigo Charme)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










Reuters