Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de archvio de vehículos militares del personal iraquí del servicio contra el terrorismo (CTS) en la ciudad vieja de Mosul, Irak. 10 de julio de 2017. REUTERS / Thaier Al-Sudani

(reuters_tickers)

Por Stephen Kalin

MOSUL, Irak (Reuters) - Fuerzas iraquíes enfrentaban más focos de resistencia de militantes de Estado Islámico en la Ciudad Vieja de Mosul el viernes, cuatro días después de que el primer ministro declaró la victoria sobre el grupo yihadista.

Helicópteros del Ejército iraquí sobrevolaron la zona y se podía oír explosiones, dijeron residentes, mientras que videos de supuestos ataques en venganza contra personas detenidas durante la retoma de Mosul remarcaban los futuros desafíos de seguridad.

"Tres (proyectiles de) morteros cayeron en nuestro distrito", dijo por teléfono un residente de Faysaliya, en el este de Mosul, al otro lado del río Tigris.

Unos pocos cientos de insurgentes de Estado Islámico entraron a Mosul hace tres años, impusieron un reino del terror después del colapso del Ejército iraquí y declararon un califato en territorios iraquíes y sirios capturados en una ofensiva.

La victoria de fuerzas iraquíes respaldadas por Estados Unidos marcó la mayor derrota hasta la fecha para Estado Islámico, que está bajo sitio en la ciudad de Raqqa, en el este de Siria, que es su base operacional.

Aunque el califato del grupo musulmán suní se está desplomando, se prevé que se convierta en una insurgencia y siga realizando ataques en Oriente Medio y en Occidente.

Lograr la paz a largo plazo en Irak no será fácil. El primer ministro Haider al-Abadi enfrenta el desafío de impedir matanzas en represalia que podría crear más inestabilidad, junto a tensiones sectarias y luchas étnicas que han afectado a Irak desde que una invasión liderada por Estados Unidos derrocó a Saddam Hussein en 2003.

El gran ayatolá Ali al-Sistani, el principal clérigo musulmán chií del país, llamó a los iraníes a evitar la violencia y el sectarismo en su primer sermón del Viernes desde la proclamación de la victoria en Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak.

El jueves, Human Rights Watch dijo que había usado imágenes satelitales para verificar que un video publicado en Facebook el martes que mostró a hombres armados en uniformes militares golpeando a un detenido para luego arrojarlo desde la altura y dispararle hubiera sido filmado en el oeste de Mosul.

Reuters no pudo verificar el video en forma independiente.

(Escrito por Michael Georgy. Editado en español por Patricio Abusleme)

Reuters