Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Los restos de una vivienda tras el paso del huracán Irma por Vilano Beach, EEUU, sep 12, 2017. REUTERS/Chris Wattie

(reuters_tickers)

Por Andy Sullivan y Robin Respaut

FLORIDA CITY/MARCO ISLAND, EEUU (Reuters) - Residentes de Florida comenzaron a regresar a sus hogares el lunes a medida que Irma, un huracán debilitado a depresión tropical, continuaba su camino tierra adentro, inundando varias ciudades en el noreste del estado mientras millones seguían sin electricidad.

Irma, que en la noche del lunes se debilitó a depresión tropical con vientos máximos sostenidos de 55 kilómetros por hora, es uno de los huracanes más potentes de los que se tiene registro en el Atlántico.

La tormenta, que arrancó techos de casas en su curso por gran parte del estado de Florida el lunes tras un fatal recorrido por Cuba durante el fin de semana, estaba a 150 kilómetros al sur-suroeste de Atlanta, Georgia, dijo el Centro Nacional de Huracanes (CNH).

Irma golpeó Florida tras un paso devastador por el Caribe como un huracán de Categoría 5, el más potente en la escala Saffir-Simpson. En total, dejó 38 muertos, entre ellos 10 en Cuba, que el fin de semana fue azotada por fuertes vientos y olas de 11 metros.

El huracán cobró su primera víctima fatal en Estados Unidos el domingo, un hombre que fue hallado muerto dentro de su camioneta que se estrelló contra un árbol durante el paso de la tormenta por los Cayos de Florida.

Los fuertes vientos derribaron líneas eléctricas y dejaron a 7,4 millones de hogares y comercios en Florida, Georgia, Carolina del Sur y Alabama sin energía, dijeron funcionarios y empresas, que estimaron que tomará semanas reparar los daños.

Ciudades del noreste de Florida, incluyendo Jacksonville, se hallaban inundadas, mientras las autoridades trataban de socorrer a residentes que estaban con el agua hasta la cintura.

"Quédense dentro y suban. No salgan", advirtió el sitio en internet de Jacksonville. "Hay inundaciones en toda la ciudad y se anticipan más lluvias".

CON EL CORAZÓN A MIL

Tras lo que dijo fue una noche aterradora, Julie Hally salió aliviada el lunes de su casa con sus hijos en San Petersburgo, en la costa del Golfo de Florida. Los vientos derribaron algunas ramas de los árboles y parte de una cerca, pero su vivienda estaba intacta.

"Estuve con el corazón a mil todo el tiempo", dijo Hally, de 37 años. "Oyes cosas que golpean el techo. Suena como si algo silbara en tu ventana toda la noche".

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, comprometió una ayuda total para responder a la emergencia por Irma y dijo que se mantendrá el apoyo para las víctimas del huracán Harvey, que castigó la semana pasada a Texas.

"Estas son tormentas de severidad catastrófica y estamos disponiendo de todos los recursos del gobierno federal para ayudar a nuestros compatriotas estadounidenses", dijo Trump.

Miami, la mayor ciudad de Florida, también sufrió daños pero parecía haberse librado de lo peor. La policía cerró todas las vías hacia Miami Beach.

Gran parte de las costas del este y oeste de Florida siguen siendo vulnerables a las marejadas ciclónicas, que se producen cuando los huracanes elevan el agua del océano sobre los niveles normales. El riesgo se extendía a la costa de Georgia y zonas de Carolina del Sur, indicó el CNH.

Irma generó ráfagas de hasta 160 kilómetros por hora y lluvias torrenciales en los alrededores de Orlando, indicó el Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos.

Unos 6,5 millones de personas, alrededor de un tercio de la población del estado, había sido conminada a evacuar el sur de Florida. Cerca de 200.000 se refugiaron el albergues durante la tormenta, según cifras oficiales.

La compañía de modelos de riesgo catastróficos AIR Worldwide calculó que la pérdida estimada en Estados Unidos por Irma estaría en un rango entre 20.000 millones de dólares y 40.000 millones de dólares.

El Aeropuerto Internacional de Miami, uno de los de mayor actividad del país, paralizó los vuelos de pasajeros al menos por el lunes. Según el sitio FlightAware.com, unos 3.582 recorridos fueron sus cancelados el lunes por la tormenta.

(Reporte adicional de Bernie Woodall, Ben Gruber y Andy Sullivan en Miami, Letitia Stein en Detroit, Colleen Jenkins en Winston-Salem, Doina Chiacu en Washington, Scott DiSavino en Nueva York y Marc Frank y Nelson Acosta en La Habana; escrito por Scott Malone y Jon Herskovitz; Editado en español por Janisse Huambachano/Gabriela Donoso)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Reuters