Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Palestinos rezan fuera de la antigua ciudad amurallada de Jerusalén, en una muestra de rechazo a las nuevas medidas de seguridad dispuestas por Israel a la entrada del complejo sagrado de la Explanada de las Mezquitas. Julio 23, 2017. REUTERS/Ammar Awad

(reuters_tickers)

Por Dan Williams

JERUSALÉN (Reuters) - Israel dijo el domingo que no retiraría los detectores de metal cuya instalación en el exterior de una importante mezquita de Jerusalén ha provocado los peores enfrentamientos con los palestinos en años, pero que con el tiempo podría reducir su uso.

Avivando los temores a una escalada de la violencia, el presidente palestino, Mahmmoud Abbas, dijo que suspendería las relaciones de seguridad con Israel hasta que retire los tornos de acceso instalados en las entradas de la plaza de la mezquita de Al-Aqsa después de que dos policías murieran por disparos el 14 de julio.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, iba a convocar a su gabinete de seguridad para sopesar las alternativas.

Sin embargo, su Gobierno derechista se muestra precavido y no quiere que parezca que cede a la presión palestina sobre el sitio, que los judíos veneran como vestigio de dos antiguos templos y que estuvo entre las zonas de Jerusalén Este que Israel capturó en la guerra de los Seis Días y se anexó como su capital, un acto que no fue reconocido internacionalmente.

"Se quedarán (los detectores de metales). Los asesinos nunca nos dirán cómo buscar a los asesinos", dijo Tzachi Hanegbi, ministro israelí de Desarrollo Regional, a Radio Ejército. "Si no quieren (los palestinos) entrar a la mezquita, entonces dejemos que no entren a la mezquita", declaró.

Indignados por lo que perciben como una violación de los delicados accesos de décadas de antigüedad en el tercer lugar más santo del Islamismo, muchos palestinos se han negado a pasar a través de los detectores de metales, celebrando oraciones en la calle y a menudo con protestas violentas.

Las fuerzas de seguridad israelíes mataron a disparos a tres manifestantes el viernes, dijeron médicos palestinos. La policía dijo que estaba investigando la acusación. Un cuarto palestino murió el sábado cuando el explosivo que estaba fabricando estalló antes de tiempo, dijo el Ejército israelí.

En un signo de que la violencia se estaba extendiendo, un palestino apuñaló a tres israelíes el viernes en la ocupada Cisjordania después de prometer en Facebook tomar su cuchillo y atender la "llamada de Al Aqsa". El domingo se lanzó un cohete hacia Israel desde la Franja de Gaza pero impactó contra un área abierta, sin causar daños, dijo el Ejército israelí.

Gilad Erdan, el ministro de Seguridad Pública de Israel, advirtió de una potencial "volatilidad a gran escala", una perspectiva que se hizo más probable en Cisjordania por la ausencia de la ayuda de Abbas.

"Si Israel quiere que se reanude la coordinación en seguridad tienen que retirar esas medidas", dijo Abbas en un discurso el domingo, refiriéndose a los detectores de metales. "Deberían saber que a la larga perderán, porque hemos estado cumpliendo con nuestra solemne tarea de mantener la seguridad en nuestro lado y en el suyo", declaró el mandatario palestino.

(Reporte adicional de Ali Sawafta y Nidal al-Mughrabi. Editado en español por Marion Giraldo y Raquel Castillo)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters