Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Fuerzas de seguridad de Israel remueven detectores d metales instalados en una entrada de un sitio sagrado en la Ciudad Vieja de Jerusalén, Julio 25, 2017. REUTERS/Ammar Awad

(reuters_tickers)

JERUSALÉN (Reuters) - Israel quitó el martes los detectores de metales de la entrada de un sitio sagrado en la Ciudad Vieja de Jerusalén y los cambió por cámaras, con la esperanza de que la ola de violencia que se vive en la zona llegue a su fin, pero los palestinos dijeron que las medidas siguen siendo inaceptables.

Las tensiones crecieron desde la instalación de los detectores en el complejo en el que está ubicada la mezquita Al-Aqsa después que dos guardias murieran en el lugar tras haber sido alcanzados por disparos el 14 de julio, lo que derivó en los enfrentamientos más sangrientos en años entre israelíes y palestinos.

El alza en las tensiones y la muerte de tres israelíes y cuatro palestinos entre viernes y sábado generó preocupación internacional.

El primer ministro palestino, Rami Hamdallah, y el clérigo musulmán que está a cargo del complejo Al-Aqsa criticaron las nuevas medidas de Israel. "Rechazamos todos los obstáculos que dañan la libertad de oración y demandamos que se vuelva a la situación previa al 14 de julio", señaló Hamdallah a su gabinete en Ramalá, en la ocupada Cisjordania.

El grupo religioso Waqf, que controla los sitios islámicos en el complejo Al-Aqsa, dijo que los fieles seguirán orando en las calles aledañas y que no ingresarán al lugar, donde también se ubica el Domo de la Roca y un antiguo templo judío.

El gabinete del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, había decidido quitar los detectores de metales más temprano el martes, tras una reunión de varias horas.

En un comunicado posterior a la reunión, el gabinete dijo que decidió seguir la recomendación de los cuerpos de seguridad de Israel y reemplazar los detectores con cámaras "inteligentes".

Durante la madrugada, trabajadores municipales israelíes comenzaron a trabajar en las calles que rodean al complejo Al-Aqsa para colocar las estructuras de metal en las que se instalarán los circuitos cerrados de televisión. La prensa local dijo que el Gobierno planea invertir en sistemas de avanzada.

(Reporte de Ori Lewis; Editado en español por Javier Leira)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Reuters