Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un inmigrante recibe ropa de un tripulante del MV Aquarius, un barco de ayuda humanitaria gestionado por SOS Méditerranée y Médicos Sin Frontera en ruta a España. 13 junio 2018. Karpov / SOS Mediterranee/entrega vía Reuters

(reuters_tickers)

Por Steve Scherer y Massimiliano Di Giorgio

ROMA (Reuters) - Italia y Francia intentaban arreglar el jueves una disputa sobre inmigración mientras el Papa Francisco instó a los políticos de todas partes a trabajar juntos para ayudar a los refugiados y respetar su dignidad.

El gobierno italiano convocó en la víspera al embajador francés y exigió una disculpa del presidente Emmanuel Macron, que había dicho que la decisión de Roma de bloquear la llegada de un barco de rescate a sus puertos era un acto de "cinismo e irresponsabilidad".

En una conversación telefónica en la noche del miércoles con el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, Macron aseguró que no pretendió ofender "a Italia y al pueblo italiano", según un comunicado.

Los dos líderes confirmaron su almuerzo previsto para el viernes, en el que discutirán "nuevas iniciativas" sobre inmigración, un día después de que el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, anunció un "eje" con Alemania y Austria para combatir la inmigración ilegal.

"Francia no quiere una escalada, es algo contraproducente. Tenemos que mantener el diálogo", dijo una fuente próxima a Macron mientras el presidente visitaba la localidad occidental de Rochefort. No obstante, la fuente agregó que Macron no "retiró nada".

Salvini pretende seguir bloqueando la llegada de barcos extranjeros de ayuda humanitaria a puertos italianos, mientras Europa discute cómo compartir la responsabilidad de gestionar a los inmigrantes que intentan entrar en la UE desde zonas de guerra y países pobres, sobre todo África y Oriente Próximo.

El Papa, que ha hecho de la defensa de los refugiados uno de los pilares de su pontificado, reprendió a los políticos por no respetar la dignidad de los inmigrantes y exigió "un cambio de mentalidad".

En una conferencia sobre inmigración en el Vaticano, Francisco dijo que los países deben trabajar juntos y "pasar de considerar a los demás como amenazas a nuestra comodidad a valorarlos como personas cuya experiencia vital y valores pueden contribuir enormemente al enriquecimiento de nuestra sociedad".

(Reporte adicional de Philip Pullella en Ciudad del Vaticano, Michel Rose en París y Marine Pennetier en Rochefort, Francia; editado en español por Carlos Serrano)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










Reuters