Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El edificio del Capitolio de los Estados Unidos enciende sus luces en el atardecer de Washington, Estados Unidos. 20 de diciembre 2016. Responsables de inteligencia de Estados Unidos declararán el jueves ante el Congreso sobre los supuestos ciberataques de Rusia durante la campaña electoral de 2016, aun después de que el presidente electo Donald Trump puso en duda las conclusiones de las agencias de que Moscú organizó los hackeos. REUTERS/Joshua Roberts

(reuters_tickers)

Por Dustin Volz

WASHINGTON (Reuters) - El principal funcionario de inteligencia de Estados Unidos dijo el jueves al Congreso que su opinión de que Rusia llevó a cabo ciberataques contra los demócratas en la campaña electoral del 2016 era "más firme", rechazando el persistente escepticismo del presidente electo Donald Trump sobre la participación de Moscú.

El director de Inteligencia Nacional, James Clapper, dijo que tenía un muy alto nivel de confianza de que Rusia "hackeó" instituciones del Partido Demócrata y a empleados de la campaña, además de difundir propaganda y noticias falsas sobre las elecciones del 8 de noviembre.

"Nuestra evaluación ahora es incluso más firme de lo que era" el 7 de octubre cuando el gobierno acusó públicamente a Rusia por primera vez, dijo Clapper en una audiencia ante la Comisión de Servicios Armados del Senado. Añadió que la semana próxima se divulgará el motivo del ciberataque.

Pese a que Trump dijo el jueves ser un "gran admirador" de la comunidad de inteligencia, se encamina a un conflicto sobre el tema con los demócratas y hasta algunos republicanos en el Congreso, muchos de los cuales están recelosos de Moscú y de los elogios del empresario hacia el presidente ruso, Vladimir Putin.

Trump y sus principales asesores creen que los demócratas están intentando deslegitimar su victoria electoral al acusar a Rusia de ayudar al candidato republicano. Clapper dijo que el ciberataque no cambió ningún número en los votos.

"No creo que hayamos encontrado nunca una campaña más agresiva o directa para interferir en nuestro proceso electoral de lo que hemos visto en este caso", dijo Clapper, quien deja su cargo cuando Trump asuma la presidencia el 20 de enero.

El funcionario se abstuvo de calificar las acciones de Rusia como "un acto de guerra", diciendo que esa denominación está más allá del alcance de su oficina.

Moscú niega las acusaciones. La semana pasada, el presidente Barack Obama ordenó la expulsión de 35 supuestos espías rusos e impuso sanciones a dos agencias de inteligencia de ese país por su presunta participación en los ciberataques. [ID:nL1N1EO14R]

Las agencias de inteligencia estadounidenses dicen que los ciberataques rusos tuvieron como objetivo ayudar a Trump a derrotar a la demócrata Hillary Clinton.

Clapper; el director de la Agencia de Seguridad Nacional, Mike Rogers; y el subsecretario de Defensa para Inteligencia, Marcel Lettre, se presentaron ante la Comisión de Servicios Armados del Senado, presidida por el republicano John McCain, un fuerte crítico de Putin.

Los funcionarios de inteligencia describieron a Moscú como una gran amenaza para los intereses estadounidenses por su "ciberprograma ofensivo altamente avanzado" y su sofisticada capacidad para atacar.

(Reporte adicional de Patricia Zengerle y Mark Hosenball en Washington. Editado en español por Carlos Aliaga, Javier Leira y Patricia Avila)

Reuters