Reuters internacional

La presidenta de Reserva Federal de Estados, Janet Yellen, llega a una reunión de ministros de Finanzas en la ciudad italiana de Bari. 12 de mayo de 2017. Los jefes de Finanzas de algunas de las naciones más ricas del mundo iniciaron el viernes un encuentro de dos días en Italia, en momentos en que Europa, Japón y Canadá intentan tener un panorama más claro sobre los planes del presidente estadounidense, Donald Trump, en políticas clave. REUTERS/Alessandro Bianchi

(reuters_tickers)

Por William Schomberg y David Lawder

BARI, Italia, 12 mayo (Reuters) - Los jefes de Finanzas de algunas de las naciones más ricas del mundo iniciaron el viernes un encuentro de dos días en Italia, en momentos en que Europa, Japón y Canadá intentan tener un panorama más claro sobre los planes del presidente estadounidense, Donald Trump, en políticas clave.

La inequidad, la regulación impositiva internacional, la ciberseguridad y el bloqueo de fondos al terrorismo son algunos de los temas centrales de la agenda del encuentro que mantendrán los ministros de Finanzas y titulares de bancos centrales del Grupo de los Siete (G-7), en la ciudad portuaria de Bari.

No obstante, Trump ha amenazado con poner fin al consenso alcanzado en las últimas décadas en asuntos importantes como el proteccionismo comercial y el cambio climático, y su nuevo Gobierno acaparaba el centro de atención al comenzar la reunión.

"Necesitamos un Estados Unidos fuerte para liderar la economía mundial y la política global de manera sostenible", dijo el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble al ser consultado sobre cuál sería su mensaje para el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin.

El ministro de Economía de Italia, Pier Carlo Padoan, anfitrión de la reunión del G-7, dijo que el plan de Trump de recortar impuestos a las empresas era "ambicioso" y que quería escuchar más precisiones al respecto de parte de Mnuchin.

En un encuentro más amplio de jefes de Finanzas del G-20 en Alemania en marzo, los funcionarios abandonaron su retórica tradicional y fracasaron en mantener el compromiso de libre comercio mundial, ante el creciente proteccionismo planteado por Estados Unidos.

Mnuchin, quien se saltó la sesión inaugural en Bari en la que académicos hablaron de inequidad y crecimiento, llegó mucho después que los demás ministros y dijo a periodistas que se sentía "emocionado" por la nueva política comercial que estaba surgiendo en Estados Unidos.

"Probablemente vieron que anoche hicimos un anuncio de un plan económico de 100 días con China, por lo que estamos muy felices con cómo estamos procediendo en materia de comercio", dijo el titular del Tesoro estadounidense.

En una muestra de las tensiones por la actitud proteccionista de Trump, no habrá un debate formal sobre comercio en Bari, según informaron funcionarios italianos. Sin embargo, un portavoz del Tesoro estadounidense señaló que el tema probablemente surgiría en conversaciones bilaterales.

Un funcionario alemán dijo el viernes que el comunicado final incluirá una cláusula sobre comercio, contrariamente a lo que se suponía. La fuente, que no especificó sobre la cláusula comercial, dijo que el borrador del comunicado había sido acordado por unanimidad por los representantes del G-7 que asisten al encuentro y que debía ser aprobado por los ministros.

(Reporte adicional de Silvia Aloisi y Gernot Heller; Escrito por Gavin Jones; Editado en español por Ana Laura Mitidieri)

Reuters

 Reuters internacional