Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Ventana rota del edificio del Congreso tras disturbios, Asunción, Paraguay, 1 abril, 2017. Un joven dirigente del opositor Partido Liberal murió luego de que la policía ingresara al local de la agrupación en el centro de la capital paraguaya, Asunción, en medio de las violentas manifestaciones ocurridas la madrugada del sábado en la ciudad. REUTERS/Jorge Adorno

(reuters_tickers)

Por Daniela Desantis

ASUNCIÓN (Reuters) - Un joven dirigente opositor murió en Paraguay luego de que la policía entrara a la sede de su partido, en medio de violentas manifestaciones contra una iniciativa de reelección presidencial que le costaron el puesto al ministro del Interior y al jefe de la Policía.

Manifestantes irrumpieron el viernes en el edificio del Congreso y le prendieron fuego, poco después de que un grupo de senadores aprobara el proyecto para habilitar la reelección, desatando una noche de furia con destrozos en otros edificios y automóviles.

La víctima, identificada como Rodrigo Quintana de 25 años y dirigente del Partido Liberal, recibió un disparo de escopeta con perdigones de metal que le destrozó los pulmones. Murió por asfixia y hemorragia.

Cuatro agentes fueron detenidos y declararon ante la fiscal María Raquel Fernández, quien investiga el caso como un homicidio doloso.

Después de los peores disturbios ocurridos en las últimas dos décadas en el país, el presidente Horacio Cartes destituyó el sábado al ministro del Interior, Tadeo Rojas, y al comandante de la Policía Nacional, Críspulo Sotelo.

Cartes aseguró que la muerte del joven dirigente no quedaría impune en un mensaje divulgado en su cuenta de Facebook.

"Me someto a una autocrítica porque los políticos no hemos podido hasta hoy dirimir nuestras diferencias con el diálogo y la paz (...) me produce mucha indignación que se apele a la violencia para hacer oposición o para tratar de golpear a un presidente constitucional", dijo.

La violencia estalló en Asunción el viernes luego de que los senadores se reunieran a puertas cerradas para aprobar la enmienda constitucional, que beneficia tanto al presidente conservador Horacio Cartes como al ex mandatario socialista Fernando Lugo.

El proyecto debía ser tratado por la Cámara de Diputados el sábado, pero la sesión fue suspendida luego de los disturbios que dañaron la sede legislativa, dejaron varios políticos, manifestantes y periodistas heridos, y al centro de la ciudad casi como zona de guerra con escombros y autos quemados.

Si la Cámara Baja aprobara la iniciativa, después debe realizarse un referéndum popular.

"Fue una reacción exagerada pero eso es lo que buscaban el presidente Cartes y sus amigos con esta provocación de la reelección. Eso va en contra de la Constitución y ahora quieren hacer todo a oscuras", dijo Pablo Noguera, un estudiante de 25 años que recorría las plazas frente al Congreso el sábado.

La actual Constitución sancionada en 1992 prohíbe la reelección y varios ex presidentes buscaron modificarla sin éxito.

PIDEN SE RETIRE EL PROYECTO

Los disturbios dejaron unos 200 detenidos, que fueron liberados paulatinamente el sábado, y se producen mientras funcionarios de todo el continente participan en Asunción de la asamblea anual de gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Corporación Interamericana de Inversiones.

"Me quiero sumar al llamado de la paz y el diálogo que emitió la Conferencia Episcopal", dijo el presidente del BID, Luis Alberto Moreno.

Líderes del centenario Partido Liberal, el segundo más importante del país pero que está dividido respecto a la reelección, dijeron que impulsarán un pedido de juicio político contra Cartes y anunciaron la llegada de otros manifestantes del interior del país para "resistir de manera pacífica".

"Tenemos un compromiso con la sangre derramada por Rodrigo que no vamos a dejarla en el recuerdo, vamos a seguir la lucha (...) no vamos a descansar hasta que retiren el proyecto", dijo el senador liberal Miguel Saguier, en una rueda de prensa en la sede partidaria.

La embajada de Estados Unidos en Asunción instó al Gobierno del Paraguay y a las partes involucradas a que trabajen juntas respetando los procedimientos.

"Cualquier proceso de revisión de la Constitución Nacional paraguaya debe hacerse de una manera transparente y abierta, respetando los procesos democráticos e institucionales", dijo un comunicado publicado en su sitio en internet.

Analistas creen que la tensión tras el asesinato del joven dirigente podría generar más desmanes.

"El ambiente está demasiado tenso y cualquier error que cometan puede llegar a generar un incendio social que conduzca a algo todavía más grave respecto a lo que ocurrió ayer", dijo el sociólogo Camilo Soares.

(Reporte de Daniela Desantis, Luc Cohen y Mariel Cristaldo. Editado por Janisse Huambachano y Marion Giraldo)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Reuters