Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, en una entrevista con periodistas a bordo del avión presidencial, feb 3, 2017. El presidente Donald Trump dijo el martes que necesita que su decreto sobre inmigración sea declarado legal por un tribunal de apelaciones que lo está revisando, y destacó que mucha "gente mala" está considerando ir a Estados Unidos. REUTERS/Carlos Barria

(reuters_tickers)

Por Daniel Levine y Emily Stephenson

SAN FRANCISCO/WASHINGTON (Reuters) - Un abogado del Gobierno, que defiende la prohibición temporal de ingreso a Estados Unidos que el presidente Donald Trump impuso a siete países de mayoría musulmana, enfrentó el martes un severo escrutinio de una corte de apelaciones que le preguntó si el decreto se centra injustamente en personas debido a su religión.

El panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de Estados Unidos preguntaron al abogado del Gobierno de Trump difíciles preguntas sobre si la administración ha entregado evidencia alguna de que las personas de esos siete países son un peligro.

El juez Richard Clifton, quien fue designado por George W. Bush, presentó preguntas igualmente duras al abogado que representa a los estados de Minnesota y Washington, que presentaron demandas contra la prohibición. Clifton preguntó si la decisión de un juez de Seattle de suspender el decreto de Trump era "excesiva".

El Noveno Circuito dijo al final de la sesión que alcanzaría una decisión lo antes posible. Anteriormente el martes, la corte dijo que posiblemente emitiría un fallo esta semana, pero que no lo haría el mismo martes. Es posible que el tema pase finalmente a la Corte Suprema de Estados Unidos.

El decreto de Trump del 27 de enero impide por 90 días la entrada al país de ciudadanos de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen. También frena la llegada de refugiados por 120 días, salvo para quienes provienen desde Siria, que enfrentan una veda por tiempo indefinido.

Trump, quien asumió el poder el 20 de enero, ha defendido la medida, el acto más controvertido de su presidencia, debido a que considera que es necesario para la seguridad nacional.

El decreto generó protestas y caos en aeropuertos de Estados Unidos y el extranjero. Un juez federal de Seattle, que respondió a un recurso legal, suspendió la medida el viernes.

August Flentje, consejero especial del Departamento de Justicia, dijo al panel de apelaciones que el "Congreso ha autorizado expresamente al presidente a suspender el ingreso de ciertas categorías de extranjeros".

"Eso es lo que el presidente hizo", sostuvo Flentje al inicio de la sesión de argumentos orales que se extendió por más de una hora y que fue transmitida en vivo por Internet.

Individuos, estados y grupos de derechos civiles que apelaron contra la prohibición dijeron que el Gobierno de Trump no ha presentado evidencia de que responda a una amenaza. Los opositores también criticaron el decreto porque consideran que discrimina a los musulmanes, violando la Constitución de Estados Unidos y las leyes vigentes.

(Reporte adicional de Amanda Becker, Timothy Gardner, David Shepardson y Julia Edwards Ainsley en Washington, Mica Rosenberg en Nueva York, y Kristina Cooke y Peter Henderson en San Francisco; Escrito por Howard Goller y Amanda Becker; Editado en español por Janisse Huambachano, Javier Leira y Ricardo Figueroa)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters