Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En la imagen de archivo, Francois Fillon (dcha.), ex primer ministro francés, y Alain Juppe, actual alcalde de Burdeos, posan juntos después de los resultados en la segunda ronda de las primarias de la centroderecha francesa en París, Francia, 27 de noviembre de 2016. El ex primer ministro francés Alain Juppé dijo el viernes que respalda la candidatura presidencial de François Fillon y que sería uno de sus patrocinadores, sólo días después de vapulear a su compañero conservador en un discurso. REUTERS/Gonzalo Fuentes/File Photo

(reuters_tickers)

Por Michel Rose y Andrew Callus

PARÍS (Reuters) - El ex primer ministro francés Alain Juppé dijo el viernes que respalda la candidatura presidencial de François Fillon y que sería uno de sus patrocinadores, sólo días después de vapulear a su compañero conservador en un discurso.

Fillon ya cuenta con más de 1.000 patrocinadores, el doble que necesita de acuerdo al reglamento, de modo que el respaldo oficial de Juppé es más bien simbólico.

Sin embargo, podría ayudar al candidato golpeado por el escándalo a repuntar en sondeos de opinión, pues los simpatizantes de Juppé, que es más centrista, están siendo cortejados por el favorito, el centrista independiente Emmanuel Macron.

Fillon ahora tiene que ser cuidadoso en la campaña porque la victoria también depende de que logre atraer a votantes de la otra candidata importante, Marine Le Pen, líder del Frente Nacional de ultraderecha.

Sólo dos candidatos disputarán la segunda vuelta del 7 de mayo. Sondeos de opinión muestran que Fillon obtendría el tercer lugar en la primera vuelta el 23 de abril y que Macron sería el nuevo presidente.

"Aunque sólo sea un pasajero, no voy a abandonar el barco durante la tormenta", escribió Juppé en su cuenta de Twitter.

Juppé, que fue vencido por Fillon en las primarias de la centroderecha francesa en noviembre, era visto como muchos conservadores como un potencial "plan B" desde que Fillon, de 63 años, se vio envuelto en un escándalo político.

(Traducido por la Redacción de Madrid/Mesa Santiago. Editado por Patricio Abusleme vía Mesa Santiago)

Reuters