Por Emma Pinedo y Joan Faus

MADRID, 14 oct (Reuters) - El máximo tribunal español dictaminó el lunes que nueve líderes separatistas catalanes deberán ir a la cárcel entre nueve y 13 años por su rol en un fallido intento de independencia, una decisión que provocó protestas en la región y abrió nuevamente la incertidumbre en torno a la disputa.

El aeropuerto internacional de Barcelona se convirtió en el punto central de las protestas. Mientras miles se reunían en la entrada de la terminal, la policía antidisturbios dispersó a la multitud con porras para evitar una entrada masiva, dijo un portavoz de la fuerza.

En medio del caos en el aeropuerto, 67 vuelos fueron cancelados y otros se retrasaron. En la ciudad de Girona, un bastión separatista, se quemaron neumáticos en las vías férreas, impidiendo el paso de los trenes de alta velocidad que unen Barcelona y Francia. Además, las carreteras fueron bloqueadas en varias zonas de la región ubicada en el noroeste de España.

Más temprano, el presidente en funciones del gobierno español, Pedro Sánchez, dijo que la sentencia significa la derrota de un movimiento independentista que ha causado la crisis política más grave en España desde la muerte del dictador Francisco Franco hace cuatro décadas.

La magnitud de las protestas podría ser la primera señal de cómo será el futuro de la lucha por la independencia, que hasta ahora ha sido en gran medida pacífica. El fallo tampoco responde a la interrogante sobre cómo manejar un proceso separatista que es apoyado por casi la mitad de la población de Cataluña.

"Este fallo es un ataque a la democracia y a los derechos de toda la ciudadanía", dijo el presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent. "Hoy estamos todos condenados, no solo 12 personas".

El fallo se produjo tras un referéndum separatista celebrado en octubre de 2017 a pesar de ser declarado ilegal por los tribunales españoles, y a una posterior y efímera declaración de independencia por parte del Parlamento regional.

La mayor condena, de 13 años, fue impuesta al exvicepresidente del gobierno catalán Oriol Junqueras. El tribunal lo condenó a él y a otros ocho líderes regionales por cargos de sedición y a cuatro de ellos por malversación de fondos públicos.

Otros tres acusados ​​fueron declarados culpables solo de desobediencia y no fueron sentenciados a prisión. Todos los acusados ​​fueron absueltos del cargo más grave, que era rebelión.

"Lo sucedido el 1 de octubre no fue solo una manifestación o un acto masivo de protesta ciudadana. De haber sido el caso, no habría reacción penal. Fue un levantamiento tumultuario alentado por los acusados", dijo el Tribunal Supremo, con sede en Madrid, en su veredicto, emitido por escrito y no en una sesión pública.

Pedro Sánchez, un socialista que había tomado una línea menos dura con el movimiento separatista que su predecesor, el conservador Mariano Rajoy, dijo que era hora de abrir un nuevo capítulo, pero no dio más detalles.

"Hoy se confirma el naufragio de un proyecto que ha fracasado en su intento por lograr apoyo dentro de España y un reconocimiento internacional", dijo Sánchez en un discurso televisado.

(Reporte de Joan Faus en Barcelona y Emma Pinedo, Isla Binnie, Belén Carreño, Elena Rodriguez, Ashifa Kassam, Jose Elías Rodríguez, Nathan Allen en Madrid; escrito por Ingrid Melander; Editado por Rodrigo Charme)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes