Por Daniel Ramos y Monica Machicao

LA PAZ, 6 nov (Reuters) - Un líder de las protestas en Bolivia que se ha convertido en una figura de la oposición al presidente Evo Morales llegó el miércoles a La Paz, donde planea exigir formalmente que el líder izquierdista renuncie después de una polémica elección el mes pasado.

Luis Fernando Camacho, un líder cívico de la ciudad de Santa Cruz, llegó al aeropuerto principal de la capital en las cercanías de El Alto y fue escoltado en medio de un gran dispositivo de seguridad, mientras que continuaban los enfrentamientos entre grupos opositores y simpatizantes de Morales en las afueras del lugar.

Camacho ya había tratado de llegar a La Paz el martes, pero se le impidió salir del aeropuerto en El Alto, donde se congregaron partidarios del gobierno. Un avión de la fuerza aérea lo llevó de vuelta a Santa Cruz.

"¡Linda LaPaz! Ahora sí, te veo y te saludo con mucha satisfacción. ¡Gracias a todos los que me acompañan en este viaje hacia la libertad!", escribió el líder opositor en su cuenta de Twitter.

Camacho había anunciado que volaría a la capital con la intención de entregar una carta que redactó con la renuncia de Morales, tras una disputada elección que ganó el líder de izquierda el mes pasado.

El nuevo intento de entregar la carta probablemente incremente una tensión que ha aumentado tras semanas de largas protestas y huelgas, después de la elección del 20 de octubre. Las hostilidades aumentaron el martes en la noche en La Paz, con choques en las calles entre partidarios de Morales y la oposición.

En la noche del miércoles, los medios locales informaron la muerte de un joven de 20 años de la ciudad de Cochabamba. Camacho, después de su llegada a La Paz, culpó de esa muerte a Morales a través de su cuenta de Twitter y en un mensaje de video separado llamó a la unidad y la calma.

Morales, por otro lado, confirmó la muerte del manifestante en su cuenta de la misma red social y señaló que fue "víctima inocente de la violencia promovida por grupos políticos que alientan el odio racial entre hermanos bolivianos".

"Yo espero que Camacho y la gente que le sigue entienda que la ruta que están tomando simplemente nos lleva a un desastre", dijo el ministro de Defensa, Javier Zavaleta, según la agencia oficial de noticias.

Con pocas señales de alguna solución política, el enfrentamiento ha empeorado. El miércoles, los titulares de los diarios denunciaban la violencia y apuntaban a un costo económico de 167 millones de dólares. "Bolivianos contra bolivianos", decía la portada de un diario local.

Morales ganó la votación del mes pasado con una ventaja apenas superior a 10 puntos porcentuales sobre su principal rival, Carlos Mesa, obteniendo un triunfo directo que evita una segunda vuelta.

Sin embargo, la victoria fue empañada por una suspensión de casi 24 horas en el recuento, que, cuando se reanudó, mostró un cambio brusco de tendencia a favor de Morales.

"Creemos que este es un momento crucial en la crisis que está viviendo el país que nos obliga a estar unidos a quienes, desde la perspectiva democrática y pacífica, estamos buscando una salida a esta crisis", dijo Mesa a periodistas en La Paz, donde esperaba a Camacho junto al expresidente Jorge Quiroga.

Gobiernos de otros países han llamado a la calma y respaldan una auditoría de la elección por parte de la Organización de Estados Americanos (OEA), que previamente ha recomendado la realización de una segunda vuelta. Morales ha aceptado que la auditoría sea "vinculante", pero muchos en la oposición ahora piden su alejamiento del poder.

(Reporte de Daniel Ramos y Monica Machicao; escrito por Adam Jourdan; Traducido por Gabriel Burin y Eliana Raszewski.; Editado por Javier López de Lérida)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes