Reuters internacional

La policía investiga la escena de un tiroteo ocurrido durante una práctica de béisbol, en Alexandria, Virgina, Estados Unidos, 14 de junio 2017. Un hombre armado abrió fuego el miércoles en una práctica de béisbol en la que participaban políticos estadounidenses en Alexandria, Virginia, e hirió a varias personas, incluyendo al congresista republicano Steve Scalise, dijeron la policía y testigos. REUTERS/Joshua Roberts

(reuters_tickers)

Por Sarah N. Lynch y Ross Colvin

ALEXANDRIA, EEUU (Reuters) - El congresista Steve Scalise, tercero en el liderazgo del bloque republicano de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, se encontraba el miércoles en estado crítico después de que resultó herido junto a otras tres personas en un tiroteo durante una práctica para un juego benéfico de béisbol.

El atacante, un hombre de 66 años que había publicado mensajes contra el presidente Donald Trump y otros republicanos en las redes sociales, disparó contra un grupo de legisladores oficialistas en un campo de béisbol en Alexandria, Virginia, cerca de Washington.

El hombre resultó herido en un tiroteo con agentes del Capitolio que estaban en el lugar y la policía informó posteriormente que falleció.

Scalise recibió un disparo en la cadera izquierda y sufrió fracturas de huesos, heridas en órganos internos y una grave hemorragia. Fue sometido a una cirugía, pero necesitará de más operaciones, informó el MedStar Washington Hospital Center.

"El representante Steve Scalise, una persona realmente maravillosa, está en un estado muy difícil -pero es un verdadero luchador. ¡Oren por Steve!", dijo Trump en Twitter después de visitar al congresista republicano en el hospital.

El atacante, que fue identificado por la policía como James Hodgkinson -residente en Belleville, Illinois-, disparó en varias oportunidades contra los hombres en el campo de béisbol en la mañana del miércoles.

Legisladores en el lugar describieron que escucharon fuertes ruidos, similares al sonido de petardos, y vieron a entre 15 y 20 personas tiradas en el suelo, dándose cuenta de que sólo tenían bates de béisbol para defenderse de las balas.

"Cuando él comenzó a disparar, lo hizo para matar gente. Gracias a Dios no tenía muy buena puntería", dijo el representante Joe Barton, técnico del equipo de béisbol republicano.

También resultaron heridos un asesor del Congreso y otro que ya no cumple labores allí. Un agente de la policía del Capitolio sufrió una herida de bala, dijeron funcionarios. "No fue sólo una situación caótica, fue una situación de combate", dijo a periodistas en jefe de policía de Alexandria, Mike Brown.

Si bien la policía y el FBI dijeron que es muy pronto para determinar si se trató de un ataque político, el tiroteo intensificó las preocupaciones sobre las profundas divisiones y la encarnizada retórica en la política de Estados Unidos. También reavivó el debate sobre los derechos a la posesión de armas en el país.

Hodgkinson era un fuerte opositor a Trump e integraba grupos antirepublicanos de Facebook como "The Road to Hell Is Paved With Republicans", "Terminate The Republican Party" y "Donald Trump is not my President", mostró una revisión de su cuenta.

El tiroteo se produjo poco después de las 07.00 hora local, cuando entre 25 y 30 legisladores republicanos se habían reunido para una práctica antes de un juego contra los demócratas que se realizará el jueves. Había 20 representantes y dos senadores presentes, y el tiroteo duró unos 10 minutos, dijo el congresista Joe Barton, entrenador del equipo republicano.

El incidente del miércoles es el primer ataque con armas de fuego contra un miembro del Congreso estadounidense desde enero de 2011, cuando la representante demócrata Gabby Giffords resultó gravemente herida en un intento de asesinato en un mitin político en Tucson, Arizona.

La legisladora sobrevivió, pero seis personas murieron. Giffords renunció a su banca y se convirtió en activista por restricciones al uso de armas de fuego.

(Reporte adicional de Susan Cornwell, Richard Cowan, Patricia Zengerle, Julia Edwards Ainsley, Doina Chiacu y Susan Heavey en Washington y Gina Cherelus en Nueva York, escrito por Will Dunham. Editado en español por Hernán García)

Reuters

 Reuters internacional